Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La incidencia en jóvenes es diez veces superior a la de los mayores de 70

Los brotes por viajes de fin de curso alcanzan los 179 contagiados

Los jóvenes se reúnen en la Plaza Honduras el primer jueves tras el fin del toque de queda.  | M.A.MONTESINOS

Los jóvenes se reúnen en la Plaza Honduras el primer jueves tras el fin del toque de queda. | M.A.MONTESINOS

Hasta hace cuatro meses, la pandemia de la covid tenía rostro de persona que superaba los 70 años, especialmente si estaba en una residencia. No es que tuvieran más contagios, pero sí que eran los que padecían mayoritariamente de forma más grave la enfermedad. El 83 % de los fallecidos en la Comunitat Valenciana, 6.305, superaban las siete décadas pese a suponer solo el 12 % de los casos totales. No obstante, la vacunación y la desescalada han cambiado el foco y el protagonismo se lo llevan los jóvenes.

El macrobrote en Mallorca por los viajes de final de curso son el reflejo esperpéntico de una realidad que comenzaba a vislumbrarse en las semanas previas: los contagios se concentran en los jóvenes porque estos son los grupos que todavía están sin vacunar (o con porcentajes muy bajos) y porque son los que más interacción social tienen. La última actualización de este foco por parte de Sanidad amplía de 89 hasta los 102 casos confirmados mientras que se añaden los 50 positivos de otro viaje de estudios a Salou y otro de 27 a Lloret de Mar.

En estos las características son las mismas: jóvenes y contagios por origen social, un hecho que hace que la incidencia acumulada entre los 15 y los 29 años sea, según indicaron desde la conselleria, de 172 casos por 100.000 habitantes mientras que entre los mayores de 70 es de 16. Esto significa que por cada contagio que se detecta proporcionalmente según su población en las personas que han nacido antes de 1951 hay 10 positivos nuevos en jóvenes entre la quincena y los 30 años.

Esta diferencia no ha sido así durante toda la pandemia. La incidencia ha sido prácticamente homogénea en todos los grupos de edad hasta que llegó la vacunación y empezó a hacer efecto. Sin embargo, desde el mes de mayo, cuando finalizó el estado de alarma y comenzaron medidas de desescalada importantes como el fin del toque de queda, la tasa de transmisión se ha mantenido prácticamente estable en los mayores de 70 (ha bajado dos puntos) mientras que se ha triplicado entre aquellos que tienen entre 10 y 29 años (rangos de edades que facilita la Conselleria de Sanidad).

De hecho, si se observa la distribución etaria por décadas, el grupo de edad entre 20 y 29 años es el que registra la incidencia más alta, con 244 casos por 100.000 habitantes en 14 días; seguido del de 12 a 19, con 198. Después va descendiendo conforme se aumenta en edad con la excepción de los menores de 11 años con lo que se observa que a mayor porcentaje de vacunación dentro de cada grupo, menor tasa de contagios por covid. Así, entre los 30 y 39, la incidencia se sitúa en 98; entre 40 y 49, en 78; entre los menores de 11 años, en 49; entre 50 y 59, en 40; entre 60 y 69, en 28; entre 70 y 79, en 16; mientras que los mayores de 80 tienen una incidencia de 14 contagiados por 100.000 habitantes, 17 veces menor que en los veinteañeros.

«El problema es que los jóvenes no están en una isla desierta», señala el presidente de la Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva, Juan Navarro, quien detalla que estos «se mueven mucho, no solo entre ellos, sino que igual que antes contagiaban a sus abuelos, ahora pueden hacerlo a sus padres que en algunos casos todavía están con solo una dosis». Navarro pone el foco en «evitar las aglomeraciones» o eventos con mucha gente, desde conciertos hasta campamentos, donde los contagios se pueden expandir de manera muy rápida. «Verano es una mala época para controlar esta transmisión, acabamos de terminar el curso y ya hemos visto un repunte porque hay muchas más salidas y reuniones», detalla.

El complejo de Superman

En un artículo en el medio digital especializado en divulgación científica The Conversation, la doctora en Psicología y profesora del Departamento de Psicología Evolutiva de la Universitat de València, Esperanza Navarro-Pardo, indica cómo los sesgos cognitiviso de las personas pueden explicar algunos comportamientos que desembocarían, en este caso, en una justificación para que los jóvenes asumieran más riesgo frente a los posibles contagios de la covid.

Así, cita el complejo de Superman, «eso le ocurre a los demás, pero a mí no», la falacia del jugador, «que consiste en creer que los hechos pasados afectan a los futuros como pensar que si el otro día estuvimos en un sitio cerrado y no nos contagiamos hoy tampoco nos contagiaremos, cuando en cada ocasión el riesgo es nuevo» o el sesgo de la experiencia reciente de «si ayer lo hice y hoy estoy bien es que no pasa nada por hacerlo».

No obstante, el repunte en la cifra de contagios, por el momento, no se está traduciendo en una mayor presión hospitalaria pero sí se está, en palabras de la consellera de Sanidad, Ana Barceló, «siguiendo muy de cerca». De hecho, desde la Administración autonómica recordaron ayer que de los más de 120 hospitalizados por covid en la Comunitat Valenciana, 20 de ellos (casi un 15 %) tienen menos de 34 años.

«La población más vulnerable son ahora los grupos de edad más jóvenes que están pendientes de recibir la vacuna contra la covid-19», añadió la responsable del departamento de salud. Porque no solo en cuanto a los contagios el foco se ha puesto en los jóvenes, también la vacunación tiene visos de ir bajando años en el DNI. Así, tras la reunión de la Interdepartamental del Consell, Puig anunció que el lunes de la próxima semana se empezaría a citar a los treinteañeros, 12 días antes de la fecha en la que se preveía su inicio.

«Nos han faltado un par de meses»

«Estamos acelerando mucho el proceso de vacunación de este grupo de la población, pero este es un reto colectivo que debemos afrontar con prudencia y responsabilidad», aseguró Barceló. «Nos ha faltado un par de meses para haber evitado esta situación o haberla alcanzado con un 80 % de la población vacunada», añade Juan Navarro quien lamenta que se hayan adelantado «los deseos a la situación real para desescalar».

En la misma línea, el informe de la Subdirección General de Epidemiología, Vigilancia de la Salud y Sanidad Ambiental que acompaña al texto del DOGV con la prórroga de 15 días de las medidas sanitarias señala que la evolución de la pandemia «ha empeorado» en junio y todos los indicadores de nivel de transmisión presentan una tendencia ascendente, como la incidencia acumulada, la tasa de positividad o el índice de reproducción del virus.

El informe expone que, si bien la situación epidemiológica de la Comunitat Valenciana mantiene una evolución estable, en junio ha habido un «crecimiento constante» de la curva epidémica, especialmente significativo en la última semana, en la que ha habido más movilidad e interacción social tras el levantamiento de algunas restricciones contra la covid.

La transmisión comunitaria limitada se refleja en los brotes epidémicos: en la actualidad hay 162 brotes activos, con 3.000 contactos en seguimiento; el 62 % corresponde al ámbito social y son «especialmente importantes» los relacionados con fiestas de celebración de final de curso y con viajes de fin de estudios. Sobre las cepas, expone que la variante Alfa se mantiene como variante dominante, aunque mantiene su tendencia decreciente; la Gamma ha aumentado considerablemente en las últimas tres semanas, y empieza a observarse un incremento en la Delta.

El mes de junio ha sido el de la aceleración de la vacunación, el del gran avance en la desescalada, pero también el del repunte de los contagios de la covid, especialmente por las últimas dos semanas. Así, la Comunitat Valenciana ha pasado de una incidencia acumulada de 35 casos por 100.000 habitantes a principio de mes a los 97 con los que cerró ayer junio. Casi el triple.

Y lo hizo tras detectarse por parte de la Conselleria de Sanidad otros 934 nuevos casos de covid a través de las diferentes pruebas diagnósticas. Estos 934 casos son, tras el del pasado lunes en el que también se incluían los del domingo cuando no hubo datos, el mayor registro de positivos en un día desde el 20 de febrero cuando se notificaron más de 1.100 nuevos positivos.

Además, son 316 más que los contabilizados el martes, por lo que la cifra total de positivos desde el inicio de la pandemia se sitúa en 402.514 personas en la Comunitat Valenciana.

De acuerdo con los datos registrados, en estos momentos hay 4.877 casos activos, lo que supone un 1,18 % del total de positivos, el doble de los que había hace una semana.

Tras varios días de incremento en la presión asistencial, ayer los hospitales valencianos bajaron en dos personas el total de personas ingresadas hasta las 127. En su distribución destaca que València concentra la gran mayoría, con 94, de las que 17 están en la UCI por las 14 en la provincia de Castellón, de las que 1 está en UCI y las 19 en Alicante de las que 5 necesitan de cuidados intensivos.

Además, desde la última actualización se han registrado 209 altas a pacientes con coronavirus, de manera que ya son 401.651 personas en la Comunitat Valenciana las que han superado la enfermedad desde que se inició la pandemia.

La parte más negativa está en los decesos. Así, la Conselleria de Sanidad informó de un fallecimiento por coronavirus, con fecha de defunción en los últimos 7 días, por lo que el total de muertos desde el inicio de la pandemia asciende a 7.453.

Por último, son 2.556.196 personas las que cuentan con una dosis de la vacuna contra el coronavirus, un 50 % de la población, mientras que hay 1.803.470 personas que disponen de la pauta completa.

Compartir el artículo

stats