Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Compromís reabre el debate de singularizar las elecciones de 2023

La coalición defiende que no coincidan con ningún otro comicio, ni local ni generales, tras la bronca con Puig de 2019

Fran Ferri, síndic de Compromís

Fran Ferri, síndic de Compromís

Si hay una herida que los dos principales socios del Botànic, PSPV y Compromís, no han conseguido restañar es la del adelanto de las elecciones autonómicas de 2019. El presidente, Ximo Puig, decidió avanzarlas un mes respecto a la fecha prevista para hacerlas coincidir con las generales que Pedro Sánchez había convocado para el 28 de abril de ese año.

Que Puig separara las autonómicas de las municipales, donde la coalición recibe el impulso de sus listas locales y tiene la fortalece que le confiere participar en más de un centenar de gobiernos de ayuntamientos valencianos y disponer de 80 alcaldías, acabó por convertirse en casus belli.

En las filas socialistas defienden que aquella decisión fue acertada porque apenas un mes después Unides Podem, que había logrado ocho diputados en las Corts que fueron clave para la reedición del Botànic, se quedó fuera de ayuntamientos como el de València y otras grandes ciudades.

Ahora, superado el ecuador de la legislatura, la coalición reabre el debate sobre la fecha de las próximas autonómicas, previstas en principio para 2023, y cree que lo mejor es singularizarlas por completo, es decir que no coincidan con ningún otro comicio, ni generales ni tampoco municipales o europeas.

La coportavoz de Compromís, Àgueda Micó, que también es secretaria general de Més-Compromís (el antiguo Bloc) aseguró ayer en una entrevista en Europa Press que es el momento de que las elecciones autonómicas valencianas tengan el estatus que, por ejemplo tienen catalanas, vascas, gallegas o andaluzas, que se celebran en una fecha en la que no hay otros comicios y marcan agenda en la política española.

Micó asegura que de esa forma la política valenciana tendría más repercusión y los ciudadanos valencianos podrían decidir solo sobre los problemas valencianos sin que se produjeran interferencias del discurso estatal.

«Una agenda propia»

«Tenemos oportunidad de marcar agenda política propia con unas elecciones valencianas», sostiene Micó en la entrevista en Europa Press. En su opinión, las elecciones autonómicas previstas en principio para 2023 van a ser cruciales y, por eso, considera que es el momento de singularizarlas, para que los valencianos dejen de votar en clave estatal.

«Hasta Ayuso lo ha hecho», recuerda Micó en referencia a las últimas elecciones en la Comunidad de Madrid, que la presidenta adelantó al temer una moción de censura de PSOE y Ciudadanos.

Micó añade que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, «no estuvo a la altura» en 2019 al hacer coincidir las autonómicas con las generales y sostiene que se demuestra que «a veces» el PSPV no entiende lo que implica compartir un gobierno de coalición.

Compartir el artículo

stats