Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ferraz da la espalda a Ábalos y los suyos muestran el enojo por el cese

La nueva cúpula socialista y excompañeros del Gobierno no acuden al traspaso de cartera - El exministro oficializa la salida del cargo en el PSOE y alega que pidió a Sánchez «algo más tranquilo»

Ábalos, tras entregar la cartera de Transportes a la nueva ministra. | EFE/ÁNGEL DÍAZ

Ábalos, tras entregar la cartera de Transportes a la nueva ministra. | EFE/ÁNGEL DÍAZ

A falta de una explicación convincente que todavía no ha llegado por boca del interesado ni tampoco por la del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ayer, durante el traspaso de poderes del nuevo Gobierno, los gestos lo fueron todo. Y precisamente, los de cariño fallaron durante el traspaso de poderes de la cartera de Transportes y Movilidad, hasta el sábado en manos del valenciano José Luis Ábalos y que a partir de ahora dirigirá Raquel Sánchez. Las ausencias fueron protagonistas en un acto al que sí acudieron, los exministros socialistas José Blanco y Salvador Illa, pero que estuvo huérfano de miembros del anterior Consejo de Ministros. Pero también la nueva cúpula de Ferraz hizo el vacío a Ábalos, considerado uno de los hombres fuertes de Sánchez y que, desde su puesto de secretario de organización, movía los hilos del partido.

Sin embargo, tampoco tuvo el calor de quienes hasta hace nada eran sus colaboradores. Ni la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, ni el secretario de Coordinación Territorial, Santos Cerdán, quien hasta ahora ejercía también de ‘número dos’ de Ábalos en Organización, acudieron a la despedida. En cambio, ambos se desplazaron a la toma de posesión de otros ministros. Sólo el equipo de Ábalos en el ministerio, entre ellos cargos valencianos como Cristina Moreno o Isabel García, estuvieron presentes.

Ferraz, además, evidenció tener prisa en borrar a Ábalos del partido. El exministro había trasladado a su entorno que se daría una semana para decidir, pero ayer mismo, y antes de que él mismo oficializara su salida a través de una carta a Sánchez y a la militancia, el partido se encargó de dejar claro que desde ya es Lastra quien ha asumido por completo el control del partido de cara al congreso que se celebrará en València . Cerdán ocupará provisionalmente el mando en organización.

El propio exministro de Transportes, en una charla informal con los periodistas, admitió ayer que se enteró de su destitución el mismo sábado. Con todo, Ábalos mantuvo que hace tiempo trasladó a Sánchez, al que no citó en ningún momento en su discurso de despedida, que quería algo «más tranquilo», deslizando su disposición, llegado el caso, a abandonar la primera línea política. Según sus palabras, fue el sábado cuando el presidente le confirmó la decisión «final». En su discurso, Ábalos, que mantuvo su intención de conservar su escaño en el Congreso de los Diputados, reivindicó su gestión.

Defendió que cuando él llegó se encontró un departamento «infradotado» y con una «cultura antigua», en el que las reivindicaciones «estallaron por todos los lados», al tiempo que advirtió a su sucesora de la dureza del cargo: «Uno es la cabeza a la que golpear».

La destitución de Ábalos y el aparente vacío que Sánchez y la cúpula socialista han hecho al valenciano ha generado enojo entre los suyos. Algunos destacados abalistas exhibieron su malestar a través de las redes sociales, como Juan Vicente Cosín, que apuntó al pasado de Morant apoyando a Susana Díaz, o el histórico de la ciudad de València Matías Alonso. En t érminos generales, en el sector abalista ha generado sorpresa tanto el cese como las formas, ya que admiten que la imagen que se ha trasladado es que Ábalos, depués de los años de lealtad hacia el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha quedado en la estacada.

Puig, más cercano de Óscar López que de Iván Redondo

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, aseguró ayer tras la crisis de Gobierno que con el nuevo Ejecutivo central llega «la hora de la reactivación» y dio la enhorabuena a la hasta ahora alcaldesa de Gandia, Diana Morant, como ministra de Ciencia. Fuentes de Presidencia señalan que Morant será «clave en la reactivación económica y el cambio de modelo productivo». «Nos sentíamos bien con el gobierno anterior y nos sentiremos bien con este», aseguró el jefe del Consell, Ximo Puig, en una entrevista a la Ser, en la que precisó, no obstante: «Aquellas personas que pone Sánchez merecen todo el respeto. Me siento más cercano a Óscar López, pero porque tengo más confianza y lo conozco a nivel personal», indicó sobre la salida de Iván Redondo.

Compartir el artículo

stats