Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hilo musical entre Sánchez y la ministra

El encuentro, con Ábalos al lado, tiene especial valor simbólico hoy

P. Roca y J. Martí, de LHR, entre Morant y Sánchez, en imagen difundida por este en 2014. | LEVANTE-EMV

P. Roca y J. Martí, de LHR, entre Morant y Sánchez, en imagen difundida por este en 2014. | LEVANTE-EMV

El periodista intenta trazar los puentes existentes entre Pedro Sánchez y Diana Morant para pensar en ella como ministra de su Gobierno y se encuentra con una conexión musical cuando ambos eran aspirantes a mucho y presidentes de nada.

«Creo que es lo que buscas». En la pantalla de lo que antes fue un teléfono aparece una fotografía ya con unos años. Pedro Sánchez con camisa de cuadros remangada. Frente a él, Morant. Al lado, Jorge Martí y Pau Roca, del grupo valenciano La Habitación Roja. En esta imagen no se ve, pero en otras sí: entre el hoy presidente y la hoy ministra está José Luis Ábalos. Es una terraza cerca del estadio de Mestalla. Alrededor de unas cervezas. Es el 10 de julio de 2014 y Sánchez escribió en su Twitter aquel día: «Un placer acabar el emocionante debate en Valencia tomando una caña con La Habitación Roja. Grandes!» . Era solo tres días antes de que empezara su carrera hacia lo más alto. El día 13 se imponía en las primarias a Eduardo Madina y comenzaba su primera etapa al frente del PSOE.

La ministra desde el pasado lunes hizo posible aquel encuentro. Morant, que llevaba tres años escasos en política activa, apoyaba a Sánchez en aquel proceso interno, había estado con él en una cena con militantes el día anterior y en un mitin en la sede de UGT en València esa misma tarde. Ella, que tenía amistad con alguno de los miembros de la banda indie valenciana, una de las preferidas de Sánchez y su mujer, a la que estos habían escuchado en algún concierto en Madrid, pidió si les importaría charlar un rato con él. Y ahí están las fotos que el entonces candidato al trono socialista subió a las redes. Un par de días después, camino del final de campaña en Andalucía, volvía a recordar aquel rato con los músicos mientras escuchaba algunas de sus canciones.

Aquella cita tiene ahora algo de simbólica. En la mesa están los dos protagonistas valencianos de los últimos días. Está Diana Morant, a la que unos ven ya apuntando hacia el puesto de cabeza de lista al Congreso de los Diputados por València y otros la colocan de sucesora de Ximo Puig en la candidatura a la Generalitat. Y está José Luis Ábalos, quien de ministro de Transportes, secretario de Organización del PSOE y hombre de máxima confianza de Sánchez ha pasado este fin de semana a diputado raso socialista.

Entonces, Ábalos era ya el jefe de campaña de Sánchez en aquellas primarias, el político que más creía en él. Aquella noche (era 2014, tiempos de austeridad total), el madrileño había dormido en casa del valenciano.

La conexión de Sánchez con Morant se vería refrendada un año después, cuando el ya secretario general socialista vino a apoyar la campaña de ella a la alcaldía de Gandia en un mitin en la plaza Elíptica de la ciudad.

Luego vino el drama interno de la defenestración de Sánchez y las posteriores primarias, en las que la alcaldesa, próxima a Ximo Puig, respaldó a Susana Díaz y no al que sería el preferido de la militancia. De ahí, un tiempo de silencio y frialdad, aunque cuentan cargos socialistas que Sánchez no dejó de interesarse por la labor de Morant. Y así, hasta ofrecerle la cartera de Ciencia e Innovación de su Gobierno.

Compartir el artículo

stats