El Gobierno mantiene la reducción del trasvase Tajo-Segura y tiene previsto aprobar el próximo martes, en el que quizá sea el último consejo de ministros antes de las vacaciones de agosto, la modificación de las reglas de explotación del mismo para reducir en 11 hm³, de los actuales 38 hm³ a 27 hm³, el trasvase máximo mensual de agua del Tajo a Alicante y Murcia. La decisión está avalada por el Consejo Nacional del Agua y no parece que vaya a haber marcha atrás en la misma.

Una medida que supondrá, en base a la estadística del comportamiento de la reserva del agua en la cabecera del río, un recorte anual de entre 13 hm3 y 60 hm3 que son, estos últimos, los hectómetros cúbicos de agua que no hubieran venido en el último año, en el que durante cinco meses consecutivos el Ministerio para la Transición Ecológica ha trasvasado el caudal máximo mensual hasta este mismo mes de julio.

Los técnicos ya han advertido que a partir de agosto la situación del trasvase volverá a nivel 3, por lo que según las reglas de explotación actuales y futuras —este aspecto no cambia— el trasvase mensual será de hasta 20 hm3 previo informe y según determine la vicepresidenta Ribera.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, volvió a mostrar ayer, en relación a esta cuestión, la posición «inamovible» del Consell de defender el trasvase Tajo Segura y de reivindicar agua de calidad, «a precio razonable y para siempre», como ha trasladado el gobierno valenciano en los últimos meses al Ministerio para la Transición Ecológica del Gobierno de España.