Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un "Parc Güell" de origen valenciano en El Salvador

Una empresa de ingeniería de València proyecta una iglesia en un barrio marginal de la capital salvadoreña inspirada en el edificio de Gaudí

El acabado exterior,  diseñado con ‘trencadís’. | LEVANTE-EMV

El acabado exterior, diseñado con ‘trencadís’. | LEVANTE-EMV

Más de 8.000 kilómetros separan València de San Salvador pero las manos valencianas se hacen realidad en una de las ciudades más pobladas de Centroamérica. La empresa Vielca Ingenieros, fundada en València hace más de 30 años, ha proyectado, de forma altruista, una iglesia alejada de la arquitectura habitual para homenajear al maestro del modernismo catalán, emulando al Parc Güell de Barcelona. «La cubierta tiene la forma que tendría un hilo cuando lo sujetas por los dos extremos», afirma el gerente de la empresa valenciana, Vicente Candela, para explicar que todo el diseño es gaudiano.

Nada del proyecto, según el gerente, es casual. La iglesia se levantará en un barrio marginal de más de 70.000 personas en el polígono industrial Don Bosco, situado en la capital salvadoreña. El homenaje, afirma la empresa, atiende además a la petición del creador del polígono, Jose María Moratalla o ‘padre Pepe’, enamorado de la arquitectura de Gaudí y artífice de «la formación de niños en exclusión en El Salvador».

La unión del sacerdote salesiano con la costa mediterránea la lleva en su biografía. El ‘padre Pepe’ estudió Filosofía y Magisterio en València, y Teología en Barcelona. Desde entonces, Moratalla asegura «tener en su subconsciente la fantasía, la belleza y la trascendencia que transmite Gaudí en su arquitectura».

La grandiosidad de Gaudí se respirará en uno de los barrios más violentos de El Salvador, donde hoy el ‘padre Pepe’ asegura haber transformado «un lugar donde hombres, mujeres y niños se peleaban por la comida» en un centro de formación a través de talleres de arte e industriales.

Su reproducción, afirman los valencianos, ha supuesto una ardua tarea: «El anillo metálico recoge las cargas de la cubierta y apoya sobre el muro tan solo en un tercio de su longitud, con lo que el cálculo de toda la estructura ha sido muy complejo». Así, más de 4.000 niños y jóvenes en riesgo de exclusión contarán con la presencia de una obra que tiene los volúmenes, acabados y formas del arquitecto catalán.

Compartir el artículo

stats