Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Igualdad hace saltar el consenso del pacto contra la violencia de género

Oltra presenta un plan contra la violencia sexual sin el consenso de las entidades, universidad y la conselleria de Justicia tras un tensa reunión

Pacto valenciano contra el machismo en 2017 | EFE/J. C. CÁRDENAS

Pacto valenciano contra el machismo en 2017 | EFE/J. C. CÁRDENAS

El espíritu de consenso que presidió el pacto valenciano contra la violencia de género, impulsado en 2017 por la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, ha saltado por los aires a cuenta de la estrategia para la lucha contra la violencia sexual. Un plan, recogido en ese pacto, y que la vicepresidenta Mónica Oltra está dispuesta a llevar al pleno del Consell del próximo viernes a pesar de no contar con el respaldo de buena parte del pacto valenciano, entre ellas, las asociaciones de mujeres y la universidad. La razón no es otra, alegan quienes se han desmarcado, que la falta de consenso sobre un acuerdo que fija actuaciones concretas para luchar contra los ataques sexuales, pero que entienden ha llegado a su fase final sin el acuerdo necesario.

El asunto, tal como en su día avanzó Levante-EMV, ya generó muchas tensiones y estuvo a punto de romper la unanimidad que han presidido las reuniones del pacto desde su inicio. En su momento, el proceso de elaboración y negociación de este documento, que la conselleria que dirige Mónica Oltra quería tener listo antes de acabar 2020, enfadó a las organizaciones de mujeres, universidad y partidos porque entendían que no habían sido escuchadas.

En diciembre de ese año, la conselleria modificó el borrador de la propuesta que había sido encargada a un grupo de expertas y trató de sacarlo adelante. El tira y afloja acabó con la cesión por parte del departamento que dirige Mónica Oltra, que optó por posponer la fecha de aprobación y montar un grupo de trabajo para consensuar el documento. Corría diciembre de 2020.

En marzo de este año, el secretario autonómico de Igualdad volvió a convocar una reunión, en la que, tras constatar de nuevo la falta de unidad, se comprometió a crear grupos de trabajo para lograr un documento consensuado.

Convocatorias sin margen

Sin embargo, no hubo más noticias hasta que el lunes, algunas entidades, como la Universidad, fueron convocadas a la reunión del pacto contra el machismo para aprobar la estrategia. Otras, como las entidades de mujeres recibieron la cita con solo 24 horas de margen, mientras que los partidos, a excepción de Compromís, no fueron convocados.

A lo largo del día de ayer, varias asociaciones de mujeres y otras entidades enviaron peticiones a Oltra para que dejara sin efecto la convocatoria, de carácter telemático, al entender que, además de que no cumple los requisitos formales (debe hacerse con al menos 48 horas de antelación), no tenían margen para opinar sobre un documento extenso que no conocían de antemano en profundidad. Sin embargo, fue en vano.

A las seis de la tarde se inició una reunión telemática en la que, según varias de las personas asistentes, se vivieron momentos de tensión. La vicepresidenta Mónica Oltra presentó la estrategia (un documento con varias medidas para luchar contra las agresiones sexuales) y anunció que la llevaría este viernes al pleno del Consell sin someterla a votación del grupo del pacto.

Hubo varias intervenciones, tanto a través del chat escrito cómo por videoconferencia, muy críticas por la falta de consenso. Así se expresaron las representantes de asociaciones de mujeres, la Universitad de València y la Diputación de València, que entendían que un documento de estas carácterísticas debe ser consensuado.

También hubo voces contrarias del propio Consell. Así, el representante de la Conselleria de Justicia se lamentó de que sus aportaciones no hayan sido tenidas en cuenta. Cabe recordar que en su día el departamento que dirige Gabriela Bravo manifestó su malestar al considerar que no se les había escuchado pese a tratarse de materias de su competencia.

Además, Bravo ha impulsado un foro específico para trabajar a favor de la abolición de la prostitución. El documento sobre la estrategia valenciana contra la violencia sexual incluye medidas para ayudar a mujeres prostituidas o frenar el consumo de pornografía, pero la palabra abolición no figura en el texto, algo que sí ocurría en el primer documento de las expertas.

Hubo turnos a favor de la propuesta de varios representantes de Compromís. El PSPV, según pudo comprobar este diario, no fue convocado, aunque estaba presente la directora general de Igualdad, la socialista María Such, también disconforme con las formas y la falta de consenso.

Compartir el artículo

stats