La Economía Circular permitió que la Comunitat Valenciana reciclara 84.043 toneladas de envases de vidrio en 2020, una cifra que supone de media 16,6 kilos por persona. Así lo afirmó ayer la secretaria autonómica de Transición Ecológica, Paula Tuzón, en la presentación del movimiento Banderas Verdes, que integra a 40 municipios de la Comunitat Valenciana y 4.000 establecimientos hosteleros de toda la autonomía.

Tuzón valoró el esfuerzo de la recogida separada en origen que reduce la generación de residuos, las emisiones y la extracción de recursos. Y cuantificó este ahorro en 111.300 toneladas de materias primas y en emisiones de CO2 equivalentes a la circulación de más de 25.000 coches en un año.

La iniciativa Banderas Verdes es una campaña organizada por Ecovidrio que premia el esfuerzo dedicado a la recuperación y reciclaje de vidrio en los municipios costeros y en los establecimientos hosteleros; un sector que genera el 52 % de los envases de un solo uso de dicho material. «Favorecer la recogida separada fomenta la relación sostenible con el planeta y la atención a la emergencia climática», dijo Tuzón. Un total de 40 municipios valencianos y más de 4.000 establecimientos hosteleros participan en la campaña para demostrar su compromiso con la sostenibilidad. A nivel estatal, la última campaña de Banderas Verdes recogió 48.226 toneladas de envases de vidrio, lo que supone un 11,2 % más que en el ejercicio anterior.

Al acto, celebrado en el Grao de Castelló de la Plana, también asistió el vicealcalde de la ciudad, Ignasi García y el gerente de zona de Ecovidrio Roberto Fuentes, que reconoció el papel clave de la hostelería en la «recuperación verde» y aseguró que desde Ecovidrio apoyarán a este sector con «formación y medios».