Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cheste acelera el futuro Hyperloop

Los prototipos recorren un raíl de 168 metros a 60 kilómetros por hora

31

Hyperloop, el transporte del futuro Eduardo Ripoll

El circuito Ricardo Tormo de Cheste acogió ayer una cita para la historia, y no solo para la Comunitat Valenciana. La European Hyperloop Week (EHW), un evento internacional dedicado al transporte del futuro, el Hyperloop, celebró su competición de prototipos por primera vez fuera de los Estados Unidos. Tres equipos internacionales se jugaron el primer puesto de la competición, entre ellos, la Universitat Politècnica de València (UPV).

Jornada de nervios y mucho calor en el circuito.

«Está considerado el transporte del futuro. Permitirá trasladar pasajeros y mercancías a velocidades de más de 1.200 km/h de una manera totalmente sostenible a partir de la idea de un tren que flota en una cápsula al vacío», explica una de las integrantes del grupo valenciano, que durante la jornada se tuvo que enfrentar a los equipos Swissloop, de la Escuela Politécnica Federal de Zurich (ETH Zurich) y el Delft Hyperloop, de Universidad Técnica de Delft (TU Delft).

Cheste acelera el futuro Hyperloop

Al evento acudieron decenas de personas aficionadas a la velocidad, al igual que familiares y amigos de los equipos competidores, que decidieron desafiar al calor en una jornada en la que el mercurio llegó a marcar los 35 grados.

Cheste acelera el futuro Hyperloop

Como ocurre en la Fórmula 1, cada equipo preparó sus prototipos en unos boxes especializados. El objetivo era demostrar la eficiencia y la seguridad de cada modelo sobre un raíl metálico de 168 metros. Los prototipos se transportaron a velocidades que fueron de los 60 a los 23 km/h. El jurado de expertos no solo tuvo que valorar la capacidad de cada modelo, sino también la eficiencia energética y la viabilidad.

El prototipo de la UPV fue el que estrenó el raíl del Ricardo Tormo. A los pocos metros de comenzar su carrera, el modelo valenciano se detuvo a causa de su sensor de temperatura, lo que obligó al equipo a volver a los boxes. «Nuestro sensor está diseñado para prevenir daños en el modelo, así como posibles incendios. No hemos podido correr más metros. Sin embargo, lo que ha pasado demuestra que nuestro modelo de seguridad funciona», explicó el equipo.

La presión es «considerable», ya que el podio está reservado para el que prototipo se acerque más al Hyperloop que la población podrá utilizar en un futuro.

Ferran de Andrés, director de Hyperloop UPV y miembro del equipo organizador, apuntó que el valor añadido del equipo valenciano es su motor de inducción electromagnética lineal. «Ignis (el nombre de su prototipo) es un sistema de propulsión que es directamente aplicable a Hyperloop», explicó. «El motor que tenemos es único, y es el primer año que apostamos por un sistema de propulsión tan innovador». Respecto al equipo, destacó el carácter multidisciplinar que integra el grupo de la UPV, donde hay desde ingenieros hasta miembros que «hacen llegar a la sociedad lo que es Hyperloop y sus posibilidades», estudiantes de Marketing, Dirección de Empresas o Bellas Artes.

Durante toda la semana, la UPV ha acogido actividades, charlas y una exhibición en la que han competido once equipos, de los cuales destacaron el valenciano, el holandés y el suizo.

La European Hyperloop Week culmina hoy a las 19 horas en la Marina de València, donde tendrá lugar la entrega de premios. El ganador será el que más puntos haya acumulado durante la semana. Antes del evento final, se celebrará una jornada de puertas abiertas en el Tinglado 2, donde los más curiosos podrán contemplar los trenes de alta velocidad del futuro.

Compartir el artículo

stats