La incidencia de la covid ha subido en las últimas semanas en el territorio valenciano, ha regresado cierta incertidumbre sanitaria y las restricciones de la Generalitat avanzan. Sin embargo, esta quinta ola deja una realidad positiva: la letalidad del virus ha disminuido de manera drástica. Con la vacunación avanzada, los contagios ya no se traducen en la misma relación de fallecidos que antes. Así, una frase que se ha escuchado en todo tipo de conversaciones durante la pandemia, la repetida «si hay tantos casos ahora, a ver las muertes dentro de dos semanas», ha dejado de ser igual. Si bien la alerta continúa, el desenlace es menos grave de lo que mostró este año y pico traumático.

Si se toman los datos que proporciona la Conselleria de Sanidad Universal a partir del 21 de junio —fecha en la que se empieza a detectar cómo se eleven los contagios para llegar a la quinta ola— y se cuentan los contagios y las muertes hasta este sábado 24 de julio, hay una mortalidad 20 veces menor que la de la tercera ola de los pasados enero y febrero, la más nefasta en cuanto a decesos en la C. Valenciana.

En concreto, del 21 de junio al 24 de julio (ayer) ha habido 49.024 contagios y 26 muertes —tres defunciones notificadas que pertenecían a meses anteriores—. De esa manera, la mortalidad arroja un resultado del 0,05 %. Si vamos a la tercera ola, el porcentaje es dramáticamente superior, ya que entre enero y febrero hubo 428.561 contagios de covid en la autonomía, que devinieron en 4.468 muertes. Aquello supuso un 1 % de mortalidad por la enfermedad. Es decir, 20 veces más.

Los porcentajes de la primera ola —marzo a junio de 2020— serían similares a ese 1 % de mortalidad, de acuerdo al estudio de serología realizado por el Instituto Carlos III de Madrid, que analizó el impacto en España de la primera ola, cuando no se hacían tantos test diagnósticos y hubo 1.475 muertes registradas en aquel entonces.

Un juego infantil consiste en encontrar las siete diferencias entre dos situaciones. Entre la tercera ola de covid y la llamada quinta ola, hay una gran diferencia principal que explica la mejoría de las perspectivas de supervivencia ante la covid: muchas vacunas.

El efecto de la vacunación

Según los últimos datos del Gobierno, que corresponden al jueves, el 57,1 % de los residentes en la C. Valenciana ya cuenta con la pauta completa. El porcentaje ronda el 86 % entre los grupos de edad de 50 a 59 y de 60 a 69. La vacunación está prácticamente completa entre los más mayores. Todas las muertes del 21 de junio al 24 de julio en la C. Valenciana pertenecen a personas mayores de 50 años, excepto una que estaba dentro del rango de 40 a 49 años. Los jóvenes, mirados con lupa estas últimas semanas, han protagonizado la mayoría de contagios (la incidencia de los veinteañeros está al nivel de la tercera ola). Son el grupo menos inmunizado, con solo un 13,4 % de valencianos entre 20 y 29 años con una dosis. Sin embargo, ninguna de las muertes notificadas desde el 21 de julio corresponde a menores de 40. Este viernes fue un día de citación masiva para muchos veinteañeros. En el horizonte queda la esperanza de que no haya otra ola —por menos grave que sea en comparación a las primeras que se vivieron en la pandemia— que comporte inseguridad y restricciones por parte de las autoridades.