Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escandell, represalia "ejemplar"

El periodista y diputado en el Congreso fue fusilado en Paterna en 1940 como un aviso a la intelectualidad valenciana contraria al régimen. En la fosa número 114 hay 197 víctimas de la política, el periodismo y la enseñanza

Escandell, represalia «ejemplar»

A Isidro Escandell (València, 1895) lo fusilaron por ser alguien incómodo. Lo que escribía en prensa y lo que proclamaba en el Congreso era diametralmente opuesto a la España que quedó configurada en 1939. Pudo ser antes, pero no lo fusilaron hasta 1940 tras pasar una época en prisión. Su asesinato fue un escarmiento y una represalia para la intelectualidad valenciana anterior a la Guerra Civil: era esto lo que les podía pasar, así que mejor estar callados. Y llegó el silencio.

Escandell, represalia «ejemplar»

Isidro Escandell no estuvo casado ni tuvo descendencia según se desprende de la documentación militar y de prisión que dispone el área de Memoria Histórica de la Diputación de Valéncia. La ausencia de pareja e hijos ha complicado enormemente su identificación y su historia, por lo que solo el tiempo ha sacado a flote quién fue y quién hizo: un maestro rural, un activista político del Partido Socialista y un periodista prolífico, colaborador de El Mercantil Valenciano. Así se desprende del expediente carcelario. Hasta ahora no había constancia de sus artículos en este diario, pero en el documento queda registrado en la el apartado de profesión: «Periodista del Mercantil Valenciano y diputado».

Sus restos han sido exhumados de la Fosa 114, una de las más grandes del cementerio de Paterna, donde fueron sepultados otros periodistas, como Vicente Miguel Carceller, director del diario satírico La Traca, o el dibujante ‘Bluff’. También está el juez de la Audiencia de València Luis Cisneros, además de profesores y hasta una maestra de costura. En total, 197 víctimas en la conocida como ‘Fosa de la Cultura’ que ha sido homenajeada en diversas ocasiones por los personajes de la sociedad civil valenciana que allí descansan.

La carrera de Escandell comenzó como maestro en una escuela de La Vall d’Uixò, y siempre ascendió en la escala social desde que saliera de su casa natal en Benimàmet. Fue elegido presidente de la Agrupación Socialista en 1922, donde había militado desde hacía 10 años. Asistió al XIV Congreso de la UGT en 1920 en representación de Cortes de Pallás, y en 1923 fue elegido diputado provincial por Alzira y Alberic, cuando asumió el rol de vicepresidente de la Junta Provincial que tomó las funciones de la Diputación provincial tras la proclamación de la II República.

En 1925 fue nombrado miembro de la Real Academia Hispano-Americana de Ciencias y Artes de Cádiz y fue secretario del Ateneo Mercantil de València.

En las elecciones de 1931 obtuvo un escaño en el Congreso de los Diputados por València y formó parte de la comisión que redactó y debatió el Estatuto de Cataluña. Repitió como diputado en la legislatura de 1936.

El 28 de junio de 1940 fue fusilado, tras haber escrito en El Mercantil Valenciano y haber dirigido Adelante Valencia en 1937. En estos momentos, los restos de Escandell están ya exhumados. Matías Alonso, coordinador del Grupo para la Memoria Histórica de la Diputación de València, apuntó a que están en la sala del Cementerio de Paterna que se destina a la Antropometría, es decir, a la identificación de los huesos, para después ser llevados al Instituto de Medicina Legal de la Universidad Complutense de Madrid. Bajo su saca se encuentra la de 37 personas que fueron fusiladas para celebrar la toma de París por parte de los nazis.

Escandell se encontraba entre la decena de personalidades que fueron fusiladas y se encontraban en la saca superior de la fosa, de ahí que sus restos estén ya fuera. El análisis genético es el principal escollo que se presenta ya que por ahora solo una persona se ha interesado en él, y cree que podría ser su sobrino lejano.

Según Alonso, se cree que Escandell podría haber tenido una hija, pero no hay ningún dato confirmado más allá del rumor. En el resto de víctimas tampoco ha sido fácil localizar a sus descendientes o relativos, ya que lo más habitual en estos casos es que las familias quedaran diezmadas tras haber fusilado a uno de sus miembros por su relación -o no- con el bando republicano. La mayoría emigraban, primero a un pueblo distinto del que procedían y en casos más notorios o en familias con más posibles, a otro país.

Sin embargo, suceden cosas inexplicables. Alonso asegura que se ha podido localizar a la hija del dibujante ‘Bluff’, que vive nada más y nada menos que en Hawai. México también fue un país receptor de exiliados españoles y, en general, cualquier país de América Latina acogió a represaliados de la Guerra Civil.

Compartir el artículo

stats