El 83,4 por ciento de los núcleos valencianos formados por uno solo de los progenitores son familias monoparentales maternas, aunque desde hace años la política de igualdad ha impulsado el término «monomarental». También desde ONGs como Save the Children prefieren hablar de estos hogares como «monomarentales» porque las mujeres con hijos a su cargo son uno de los colectivos con más vulnerables y con una tasa de riesgo de pobreza elevada, mayor que entre los hombres en la misma situación.

La Real Academia de la Lengua no admite el término «monomarental», y desde la Fundación del Español Urgente (FundeuRAE) explican que la palabra «parece haberse creado asignando a parental un significado que, en realidad, no le es propio, ya que no tiene que ver con ‘padre’, sino con ‘progenitor’ —proviene del latín parentalis, de parens (‘padre o madre’), participio presente del verbo parire (‘parir, engendrar’)—.»

De aceptarse el uso «monomarental», la Fundeu considera que desplazaría a monoparental, «y a toda la familia de parental, a un lugar que no le corresponde en la lengua —incluyendo la inconsistencia de que se uniera el prefijo griego mono— (o el más apropiado latino uni-), a una voz, parental, que ya solo se referiría a uno, el padre, y no a dos o uno de dos progenitores—.»

«Para no dejar vacío este nicho semántico», la Fundeu y propone como «apropiadas» las expresiones familia monoparental materna/de madre/de mujer y familia monoparental paterna/de padre/de hombre.