El Gobierno central acordó ayer reducir de 38 a 27 hectómetros cúbicos al mes la cantidad de agua trasvasada en el acueducto Tajo-Segura en situación de normalidad hídrica (nivel 2), para «garantizar la estabilidad del sistema».

El Consejo de Ministros aprobó ayer el Real Decreto por el que se modifican las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura y establece nuevos umbrales para la cesión de caudales. Esta decisión atiende, según el Ministerio para la Transición Ecológica, en manos de la vicepresidenta Teresa Ribera, a un dictamen científico-técnico y cuenta con el aval de la Comisión Central de Explotación del Trasvase y del Consejo Nacional de Agua.

Según lo acordado, la cantidad mensual trasvasable se establecerá en función de las existencias conjuntas de los embalses de Entrepeñas y Buendía a comienzos de cada mes, con un máximo anual total de 650 hm3 en cada año hidrológico (600 hm3 para el Segura y 50 hm3 para el Guadiana) y de acuerdo con los niveles establecidos.

La decisión no cuenta con el respaldo de las instituciones valencianas ni de los agricultores y regantes. «El Consejo de Ministros escenifica la persecución del Gobierno en materia hídrica hacia la Comunitat Valenciana», dijo ayer la Unió de Llauradors, que reclama a Ximo Puig y la consellera Mireia Mollà que «se planten de verdad ante Madrid».

Para la organización agraria, «se trata de una desaparición paso a paso del trasvase de agua del Tajo al Segura», señaló el responsable de Agua de la Unió en Alicante, José Jesús Sanmartín.

El representante agrario pidió al presidente de la Generalitat y a Mollà que actúen hasta las máximas consecuencias para defender un agua que, además de un derecho, es una necesidad».

Puig afirmó al respecto que el Consell, aunque esperará a conocer cuál es el acuerdo «concreto» que se alcanza en el ministerio, está estudiando jurídicamente esta cuestión: «Vamos a presentar todo tipo de alegaciones».

La Diputación de Alicante también ha anunciado acciones en los tribunales. La reducción no es tan importante como la anunciada inicialmente, pero sigue rebelando a los agricultores.