Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia deja 260 millones de pérdidas en las empresas públicas

La Ciudad de las Ciencias registró un saldo negativo de 32 millones, el doble que el ejercicio anterior, mientras que la falta de viajeros llevó dejó FGV en unos números rojos de 147 millones

Un vagón de Metrovalencia prácticamente vacío en mayo del año pasado. | MANUEL BRUQUE/EFE

Un vagón de Metrovalencia prácticamente vacío en mayo del año pasado. | MANUEL BRUQUE/EFE

Las empresas públicas de la Generalitadejaron en 2020, el año de la peor pandemia en la historia reciente, pérdidas superiores a los 260 millones de euros. La inyección financiera de la Generalitat ha salvado a muchas de la ruina, según deja ver la Cuenta General de la Conselleria de Hacienda. La pandemia del coronavirus, el confinamiento, la falta de viajeros y turistas y de actividad económica pasan factura también a las empresas de la Generalitat,que en los últimos años habían minorado unas pérdidas que en 2013 superaban los 600 millones.

La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia (Cacsa), la entidad que gestiona el Museo Príncipe Felipe, l’Umbracle, el Palau de les Arts, el Ágora y l’Oceanogràfic, registró pérdidas por valor de 32 millones de euros, casi el doble de 2019, cuando cerró el año con números rojos por valor de 14 millones de euros. La auditoria externa de las cuentas de Cacsa advierte de la «incertidumbre» sobre su situación económica futura sin el apoyo financiero necesario del accionista único, la Generalitat Valenciana.

El confinamiento y la falta de turistas han tenido, como era previsible, un fuerte impacto en las cuentas de Cacsa, uno de los primeros destinos turísticos de València. Del mismo modo, la empresa Circuito del Motor se ha visto abocada a los números rojos con pérdidas de 4,6 millones de euros, fundamentalmen por la ausencia de los ingresos por la venta de entradas que cayeron un 99%. Los ingresos en el circuito han caído en un 70%. El circuito no prevé recuperarse este año para el que se calculan nuevamente pérdidas por valor de 4,1 millones de euros.

Por el montante de deuda destaca la Sociedad de Proyectos Temáticos de la Generalitat con 19,8 millones de euros, frente a los 13 del año anterior. La Sociedad de Proyectos Temáticos, la mercantil pública creada para la gestión de los grandes eventos en la época del PP,  se encargar ahora de impulsar la economía digital en la Comunitat.

El informe de auditoria de las cuentas de 2020 de esta empresa aún recoge entre sus activos 1,2 millones de euros por la propiedad industrial de proyectos megalómanos que nunca vieron la luz como la famosa Esfera Armilar o el Museo de la Fifa.

La Sociedad de Proyectos Temáticos asumió hace tres años las deudas de la Ciudad de la Luz, tras su liquidación como consecuencia de la resolución de la Comisión Europea que obligaba a devolver 265 millones de euros de ayudas públicas recibidas por los estudios de cine. El principal proyecto de la Sociedad de Proyectos Temáticos es ahora el Distrito Digital de Alicante, que aprovecha parte de las instalaciones de la frustrada Ciudad de la Luz.

Las deudas de otras empresas del sector público de la Generalitat son menores como Ciegsa, la empresa encargada de construir colegios, que registró pérdidas por valor de 1,3 millones de euros.

La Corporación Valenciana de Medios de Comunicación registró el año pasado pérdidas por 56,8 millones de euros, con todo son 11 millones menos que el ejercicio anterior. Cifra muy alejada en todo caso de los 240 millones que registró en 2013 la extinta Radio Televisión Valenciana.

También registra pérdidas pero menores, el Aeropuerto de Castelló con 5,9 millones de balance negativo el año pasado. La terminal, recovertida en «aparcamiento» de aviones, ha reducido aunque sea por poco sus pérdidas en relación a 2019 (6,1).

Las peores cifras derivadas de la pandemia y la falta de viajeros se las lleva Ferrocarrils de la Generalitat (FGV), el ente que gestiona la red de metro y tranvía valenciana, a pérdidas de 147 millones de euros en 2020, 45 más que el año anterior.

Vaersa, la empresa de gestión ambiental de la Generalitat en su día investigada por corrupción, es una de las pocas que registra saldo positivo, en concreto 3,1 millones de euros frente a los 2,8 millones negativos de 2019.

La Epsar, la entidad de saneamiento de aguas residuales, también ha reducido sus beneficios pasando de 81 a 73 millones de euros. El Instituto Valenciano de Finanzas, el banco público valenciano, que en 2019 registró un resultado positivo de 2,7 millones de euros, ha visto reducidos sus beneficios hsta 371.000 euros durante el año de la pandemia.

Compartir el artículo

stats