Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PP y PSPV elevan su disputa por la política fiscal madrileña

Muñoz califica de «regresivo» y «zaplanista» el sistema del PP que beneficia a las rentas más altas

Mazón, esta mañana en la rueda de prensa.

PP y PSPV se enzarzaron ayer a cuenta de la financiación autonómica tras la propuesta del presidente Ximo Puig de un impuesto específico para gravar las rentas altas en la Comunidad de Madrid que compense los beneficios de la capitalidad frente a otros territorios. El presidente del PP, Carlos Mazón afirmó que «para la recuperación económicase necesita una bajada de impuestos que estimule la creación de empleo y un alto ritmo de vacunación». Una propuestas que el secretario de Organización del PSPV-PSOE, José Muñoz, calificó de «regresiva», al tiempo que añadió que el modelo del PP es «el pasado zaplanista que subía impuestos a los pobres y los bajaba a los ricos, y paralelamente privatizaba los servicios públicos fundamentales, como sanidad y educación, mientras se olvidaba de la dependencia».

Mazón, quien aseguró en una entrevista a Efe que el verdadero tapón del crecimiento en la Comunitat es la «enorme presión fiscal», también ahondó en las comparaciones con las tasas de vacunación y aseguró que «no entiende que en Madrid la tasa de inoculados contra el virus en los jóvenes de 20 a 29 años se sitúe en el 53 por ciento y en la Comunitat en solo el 19». Algo a lo que el dirigente socialista recriminó también «el esfuerzo titánico del PP valenciano por defender los intereses de Madrid frente a los de la Comunitat Valenciana».

Muñoz insistió en que el sistema fiscal del PP es «absolutamente injusto para las clases medias y trabajadoras, que sólo beneficiaría a quienes más tienen» Como ejemplo citó el sueldo del presidente del PP valenciano que cobra 83.277 euros al año y que se ahorraría 1.225 euros, mientras que una persona mileurista tan sólo 21 euros anuales».

«El PP durante décadas introdujo e impuso en la Comunitat Valenciana el sistema fiscal más regresivo de toda España»,advirtió Muñoz, que ha recordado que en aquella época «quien más tenía, menos pagaba y fue la fórmula que nos hundió en los recortes masivos en sanidad y educación», ha recordado.

El lider de los populares valencianos por su parte calificó la propuesta de un impuesto para las rentas altas en Madrid de Puig de «huída», «cortina de humo» y «excusa para justificar la enorme presión fiscal que se vive en la Comunitat».«Decir ahora que, por ser capital, Madrid tiene que subir impuestos para compensar a los demás es un ejercicio de incompetencia y de no desarrollar la propia responsabilidad de cada uno», en opinión de Mazón. «Por esa misma regla de tres», Puig también podría proponer una tasa a València a beneficio de las provincias de Castellón y Alicante, y a su vez la ciudad de Alicante para los municipios de su provincia. «Es una ocurrencia», remachó.

Según el PP, la valenciana se ha erigido en los últimos años en una de las cuatro comunidades autónomas con la fiscalidad más alta, con un 11% por encima de la media española y un 22 sobre la de la UE, mientras que la de Madrid es 22 puntos inferior a la nacional y 35 menor que la comunitaria. La fiscalidad del PSPV tampoco beneficia a las rentas más bajas, apuntó Mazón porque tienen un tipo impositivo del 10 por ciento frente al 9 de Madrid, lo que refleja una situación de «insolidaridad absoluta».

Muñoz añadió que el PSPV va a seguir apostando «por la progresividad fiscal y por la igualdad de oportunidades».

En la polémica terció tambián la portavoz de Ciudadanos en las Corts, Ruth Merino, que consideró «previsibles y decepcionantes» la actitud y las palabras del presidente de la Generalitat tras el encuentro con sus homólogos, ya que «decir que hay una sensación general de que hay que abordar la reforma de la financiación es lo mismo que no decir nada y que no haber conseguido nada». Para Merino, «produce un tremendo bochorno que Puig diga que no quiere privilegios fiscales en España, refiriéndose a Madrid, que es su enfermiza obsesión, sin mencionar que Sánchez trata de forma desigual a los ciudadanos cuando se arrodilla ante el nacionalismo y cede a su chantaje otorgándoles prebendas y privilegios, como hemos podido ver en esta Conferencia». Merino acusó a Puig de promover enfrentamientos con otras regiones.

Compartir el artículo

stats