Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La diputación prepara un catálogo de los edificios para transferir a la Generalitat

La comisión para reordenar las competencias impropias que gestiona la corporación provincial se reactiva después de dos años de parón

Cargos del Consell (a la izquierda) y la diputación (derecha), en la comisión bilateral de ayer. Levante-EMV

En octubre de 2018, en pleno debate político sobre el futuro de las diputaciones tras el caso Alquería, la Generalitat inició la vía para vaciar de competencias impropias a la corporación provincial de Valencia. Pero las elecciones de 2019 primero y la pandemia después dejaron en punto muerto durante casi dos años una asignatura pendiente del Botànic cuya negociación se retomó ayer en el marco de la primera comisión bilateral que ambas instituciones celebran desde la constitución formal del órgano, a finales de 2019.

El principal acuerdo de la reunión tiene que ver con el compromiso de la diputación de elaborar un catálogo de sus edificios y otras propiedades cuya titularidad se considera susceptible de ser transferida a la Generalitat, al estar su uso vinculado a atribuciones que se entiende que deberían ser gestionadas por la administración autonómica. Un informe determinó que la corporación provincial dedica aproximadamente el 42 % de su presupuesto a gastos impropios.

Una vez elaborado el catálogo, tanto Presidencia de la Generalitat como la Conselleria de Hacienda evaluarán si el patrimonio incluido en la propuesta de la diputación es susceptible o no de pasar a ser asumido por el Consell. Desde un primer momento, las negociaciones en torno a la transferencia de competencias se centraron sobre todo en las ramas educativa y sanitaria. Entre los servicios que se pusieron encima de la mesa en un principio figuraban las decenas de escuelas de adultos desperdigadas por la provincia que sigue gestionando la diputación, junto a la Escuela de Viticultura, la de Capataces, el centro IVAF para alumnos con deficiencia auditiva, el Hospital Universitario, o el psiquiátrico de Bétera, en cuyo traspaso a la Generalitat sí se ha ido avanzando en los últimos años. En el ámbito de la cultura, el MuVim, el complejo de la Beneficencia o el Teatro Principal son otros edificios cuyo destino debería clarificar el catálogo, junto al antiguo psiquiátrico Pare Jofré . El director general de Administración Local, Antoni Such, se mostró ayer muy satisfecho por el grado de colaboración entre ambas entidades y subrayó el elevado grado de ejecución de las ayudas Paréntesis, que alcanza el 75 % en la provincia de Valencia.

Compartir el artículo

stats