Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València y su área metropolitana doblan el nivel máximo de riesgo a un mes de las Fallas

La vacunación altera la importancia que tiene la incidencia acumulada para decidir sobre las restricciones

València y l'Horta doblan el nivel máximo de riesgo a menos de un mes de las Fallas

València y l'Horta doblan el nivel máximo de riesgo a menos de un mes de las Fallas Miguel Ángel Montesinos

A menos de un mes de que se celebren las Fallas más inusuales en varias décadas, las cifras de circulación del coronavirus no son, precisamente, las más tranquilizadoras en València y su área metropolitana, donde se van a concentrar la mayor parte de las fiestas josefinas «traspasadas» desde marzo.

Pese a que tanto la capital del Túria como la mayor parte de los municipios de sus alrededores han mejorado desde la «explosión» de esta última oleada, todavía se está muy por encima de los niveles considerados como seguros para desarrollar actividades con normalidad.

De hecho, València y los 44 pueblos de su área metropolitana doblan actualmente el nivel máximo de riesgo establecido por el Ministerio de Sanidad en 250 casos por 100.000 habitantes al sumar una incidencia acumulada de 544 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, según los datos territorializados que actualizó ayer la Conselleria de Sanidad.

La media esconde, sin embargo, situaciones más complicadas con municipios que incluso triplican esa cifra como la propia València capital, con una tasa de contagios a 14 días de 739; Xirivella con 768 casos por 100.000 habitantes; Alfafar y Benetússer con 743 y 773 respectivamente o Picassent, con la más elevada, en 846 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Impacto desigual

La circulación del virus está, por lo tanto, todavía en pleno apogeo a una semana, precisamente, de que el Consell tenga que volver a decidir sobre las restricciones que hoy pesan sobre las 77 localidades de más de 5.000 habitantes que tenían peor situación y peores perspectivas. Echando la vista atrás, el impacto de las tres semanas de restricciones (cierre de ocio nocturno, toque de queda, reducción de aforos y de personas en reuniones privadas y públicas) es desigual aunque en València y en la mayor parte de su área metropolitana sí se ha notado una mejoría, aunque muy lenta.

De hecho, gran parte de los pueblos de esta zona de l’Horta tienen ahora una incidencia por encima de la del pasado 12 de julio cuando entraron en vigor las restricciones aunque, hay que tener en cuenta, que en este tiempo, ha dado tiempo a que el virus literalmente «explotara» en una curva ascendente y ahora, aunque de bajada, las cifras no se estén contrayendo con la misma rapidez.

Habrá que ver, pues, el comportamiento de la pandemia en estas semanas para saber en qué situación se llegará a las puertas del 1 de septiembre, fecha prevista para el inicio de las Fallas y, sobre todo, qué margen tendrán las autoridades para levantar o no restricciones avaladas por el TSJ como el toque de queda o el cierre del ocio nocturno.

Con todo, y más allá de València capital, la gran mayoría de municipios de l’Horta decidió en su día no plantar fallas este año. En toda el área metropolitana, apenas un tercio de las juntas locales mantienen su propósito de quemar los monumentos en los próximos meses de septiembre u octubre.

27

Vacunaciones en la Ciudad de las Artes M.A.Montesinos

Nada que ver con marzo

Es el caso de las dos capitales de l’Horta, Torrent y Paterna y los cuatro municipios adscritos a la Junta Central Fallera, Mislata, Burjassot, Xirivella y Quart. En este tiempo, hay quien ha hecho el camino inverso decidiendo dejar pasar también el mes de septiembre como Meliana.

La situación epidemiológica en la que se celebrarán las Fallas todavía está por ver, pero es más que posible que la incidencia acumulada a 14 días, que marca cuánto está circulando el virus, esté muy por encima de lo que se registraba en las fechas en las que se hubieran celebrado las fiestas. El pasado 17 de marzo, València ciudad tenía una incidencia de 44,69 casos por 100.000 habitantes. Los expertos recuerdan que ahora, y tras siete meses de campaña de vacunación, no se puede considerar de la misma manera la incidencia acumulada porque más de la mitad de los valencianos (2.705.871 personas) ya tienen la pauta completa.

La evaluación de riesgos ha de hacerse ahora de otra manera, y toman más peso otros parámetros como la ocupación de UCI, por ejemplo, que da la imagen concreta de cuántos casos graves se están generando.

De hecho, la decisión de imponer restricciones a esos 77 municipios hasta, por ahora, el 16 de agosto, se basa en el estudio de seis parámetros distintos más allá de la incidencia acumulada. Por ejemplo, las personas en UCI de mitad de marzo eran 155 cuando ahora, con una incidencia multiplicada por 16, hay 111.

8.622 contagios en cuatro días

Según los datos territorializados que ayer actualizó Sanidad, del pasado viernes al lunes se notificaron 8.622 contagios distribuidos en 314 municipios de la C. Valenciana. Los que más reportan, como es habitual, son los más poblados con València a la cabeza con 1.714 —por encima de los 1.572 de la última actualización entre semana—; Alicante y Elx con 729 y 345 contagios respectivamente; Castelló con 293; Benidorm con 221 casos nuevos y Gandia y San Vicente del Raspeig con 153 y 150.

Compartir el artículo

stats