Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell encadena ya un año de pagos a menos de 30 días y aleja la intervención

Logra ahuyentar la tutela del Estado

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, junto a diputados socialistas en un pleno de las Corts. | M.A.MONTESINOS

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, junto a diputados socialistas en un pleno de las Corts. | M.A.MONTESINOS

El Consell ha ahuyentado cualquier posibilidad de que el Estado intervenga sus cuentas por incumplimiento del período medio de pago a proveedores, un fantasma que amenazó durante años las arcas valencianas por los elevados índices de morosidad, especialmente en los últimos gobiernos populares y durante los primeros años del Botànic. La soga del período medio de pago apretaba con fuerza y cada mes ponía en solfa las cuentas autonómicas.

El fantasma parece alejarse definitivamente después de que el Consell haya encadenado prácticamente un año con los pagos a menos de 30 días, es decir dentro del mes de límite legal que establece la ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria.

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, destacó ayer que los 21,7 días con los que ha cerrado la conselleria el mes de junio suponen el mejor dato histórico desde que la izquierda llegó al poder a mediados de 2015 y también el de toda la serie histórica ya que este indicador comenzó a contabilizarse en enero de 2015.

El secretario autonómico de Hacienda, Francesc Gamero, puso el acento en que finalmente no ha sido necesaria una intervención de las cuentas para el pago a proveedores. Según dijo, la Comunitat Valenciana es la primera autonomía que ha logrado recuperar la senda de la sostenibilidad comercial por sus propios medios y su propia tesorería, dijo.

Un descenso continuado

En junio de 2020, el período medio de pago se situó en 37,9 días y desde entonces ha caído hasta los 21,7. En mayo de este año la cifra ya estaba en 26,6 días. Soler remarca que desde agosto del año pasado, el Consell paga a los proveedores por debajo de 30 días. El Consell ya dejó a principio de año de estar bajo el control del Gobierno central, que había establecido un seguimiento exhaustivo de la gestión valenciana de la tesorería para reducir la deuda comercial con los proveedores.

Soler sostiene que esta tendencia de reducción del periodo medio de pago se está consolidando gracias a los fondos extraordinarios que recibe la Comunitat Valenciana por parte del Gobierno de España para hacer frente a la pandemia, pero añade que en ningún caso es suficiente ya que el gran objetivo es el nuevo sistema de financiación que garantice la suficiencia financiera necesaria. «La Comunitat Valenciana no puede esperar más», afirma Soler.

Llegó hasta los 99 días

El indicador del periodo medio de pago llegó a alcanzar los 99 días. Ocurrió en marzo de 2015, en los últimos meses de gobierno del PP, lo que, según el conseller, supone que se ha reducido una cuarta parte en estos seis años. El número dos de la conselleria, Gamero, añade que con la peor financiación se ha realizado una de las mejores gestiones económicas sin que haya sido necesaria una intervención efectiva de las cuentas para hacerse cargo del pago a proveedores, como sí ha ocurrido con otras autonomías.

Agilizar el pago a proveedores siempre ha sido una prioridad, especialmente en un momento tan complejo como el que ha generado el estallido de la pandemia, aunque también es verdad que los fondos extraordinarios de la covid han permitido la reducción de esa morosidad, lo que beneficia a autónomos y empresas.

Compartir el artículo

stats