Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell premiará con ayudas a los municipios que reduzcan emisiones

La futura Ley de Cambio Climático reconocerá a los ayuntamientos que avancen de forma decidida en la implantación de energías limpias

Instalación de techos solares en la Piscina Municipal Internúcleos de Sagunt. | DANI TORTAJADA

El Consell premiará a aquellos ayuntamientos que introduzcan iniciativas públicas para combatir los efectos del calentamiento global. La calificación de Municipio de Baja Emisión de Carbono y Resiliente la otorgará la Conselleria de Emergencia Climática y Transición Ecológica para aquellos que hayan conseguido más reducciones de emisiones, o hayan avanzado de forma significativa en la penetración de renovables como la solar o la eólica. Capítulo este fundamental para transitar hacia la neutralidad climática fijada para 2050.

El requisito indispensable previo pasará por tener aprobado un plan local de acción para el clima y la energía sostenible. Algo que bonificará a la hora de acceder a las ayudas y subvenciones relacionadas con las áreas estratégicas de cambio climático. Es solo una de las medidas recogidas en el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica que aprobó el pleno del Consell el pasado viernes y que ahora se trasladará a las Corts.

El contenido de la futura norma autonómica cobra un especial significado tras el último informe IPCC del Panel Intergubernamental de expertos en cambio climático, que alertan sobre daños ya irreversibles para el planeta por los gases de efecto invernadero. Especialmente para los países del Mediterráneo occidental, con el litoral valenciano en el epicentro por la subida del nivel del mar.

Las planificaciones municipales deberán ser coherentes con el Plan Valenciano Integrado de Energía y Cambio Climático además de con el Registro Valenciano de iniciativas de mitigación y adaptación. El contenido mínimo pasa por un análisis de las emisiones de gases de efecto invernadero, así como la identificación de los riesgos y vulnerabilidades causadas por la crisis climática.

Además, deberán definir los objetivos y estrategias con las posibles modificaciones adecuadas del planeamiento urbanístico y las ordenanzas municipales, que deberán incorporar la perspectiva climática. Los consistorios tendrán que elaborar cada dos años un informe sobre el grado de cumplimiento de las medidas recogidas en esos instrumentos.

Distintivos «verdes»

El título V del texto elaborado por la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica contempla la creación, vía reglamento, de un sistema de reconocimiento basado en sellos, distintivos o premios autonómicos para recompensar el compromiso de la ciudadanía, de las empresas y de las entidades públicas y privadas con la transición energética, el uso de energías renovables, los objetivos de ahorro y eficiencia energética, la mitigación del cambio climático o la igualdad en el ámbito de la energía.

Compartir el artículo

stats