Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El municipio ya sufrió hasta siete incendios en el verano de 2014

Algunos de los siniestros fueron relacionados con un pirómano que fue detenido

Un equipo de extinción, junto a una zona envuelta en llamas en Azuébar. | GVA

Los vecinos y las vecinas del municipio castellonensde de Azuébar ya saben, desgraciadamente, lo que es tener que lidiar con el fuego en sus montes. Aunque ninguno tuvo las catastróficas consecuencias del que desde el sábado ha arrasado 500 héctareas, en el año de 2014 vivieron una ola de fuegos que, algunos e los cuales fueron provocados por un pirómano que se empeñó en que ese verano la localidad perdiera su rico patrimonio natural.

Hasta siete incendios en zonas forestales sufrió Azuébar entre los meses de mayo y agosto. El más devastador fue el que tuvo lugar un 28 de agosto y que arrasó 20 hectáreas de monte bajo, pino y matorral en una partida denominada Los Chorros.

Los indicios apuntaron desde un primer momento en la dirección del fuego intencionado, como había ocurrido en ocasiones anteriores.

El 20 de mayo de ese mismo 2014, el fuego arrasó unas seis heectáreas, sin embargo, la particularidad en este caso es que las llamas estuvieron a punto de llegar a las viviendas de algunos vecinos y vecinas, lo que causó un gran revuelo, tensión y preocupación. En ese mismo punto ya se había registrado un incendio dos años antes, en 2012, que más tarde las autoridades investigaron si tenía relación con la acción del mismo pirómano.

Durante 2014, Azuébar iba prácticamente a incendio por mes. Por eso, el 30 de junio hubo otro. En este caso, como narraba este periódico en ese momento, se trataba del quinto incendio en algo más de dos meses. De nuevo las llamas volvieron a tomar la partida de los Chorros. Al menos tres de los cinco incendios que se habían decretado en aquellas semanas se adjudicaron al supuesto pirómano, mientras que otros dos habían sido causados por fuegos.

Pese a aquel verano negro, ninguno de los fuegos tuvo nada que ver con el que arrasa la zona forestal de la localidad desde el pasado sábado.

Compartir el artículo

stats