El alcalde de València, Joan Ribó, ha asegurado que la ciudad "está preparada desde el año 2015, cuando se declaró 'ciudad refugio' para acoger personas refugiadas" y, por tanto, ha mostrado la voluntad de "recibir a las víctimas de la crisis que está produciéndose en Afganistán". En esta línea, ha puesto a disposición tanto del Gobierno central como de la Generalitat los recursos municipales de acogimiento disponibles.

Ribó ha instado a la comunidad internacional a "activar un operativo para canalizar esta asistencia a las personas que huyen del régimen talibán" y ha subrayado que València "es una ciudad solidaria y segura, con voluntad de hacer valer los derechos fundamentales sobre cualquier otra consideración, como ya lo ha demostrado muchas veces con las personas refugiadas y migrantes".

El alcalde ha realizado este ofrecimiento del mismo modo que en junio de 2018 València impulsó la acogida de 629 personas rescatadas del Mediterráneo por parte del barco de salvamento Aquarius, según ha señalado el consistorio en un comunicado.

En esta ocasión, según ha subrayado, "hablamos de otra tragedia con un grave impacto internacional y tienen que prevalecer los derechos humanos", ha expuesto el primer edil, quien ha subrayado que el Ayuntamiento "pone a disposición del Gobierno central y autonómico todos los recursos disponibles en València para acoger en esta ciudad y facilitar la salida de Afganistán de todas las personas afganas que se encuentren en riesgo de ser perseguidas por sus creencias, ideología y género".

"No podemos abandonar a ninguna de estas personas y tenemos que darles la oportunidad de tener una vida digna. Si podemos, desde València evitaremos más muertos y más injusticias", ha reiterado Ribó, quien se ha mostrado seguro "de la empatía y la solidaridad propia de los valencianos y valencianas ante con el sufrimiento de los otros".

En esta línea, ha recordado "la respuesta ciudadana ante la llegada de refugiados del Aquarius" y se ha hecho eco de las campañas de sensibilización desarrolladas por el Ayuntamiento para visibilizar las causas de la migración, "que en el caso de las personas de Afganistán están más que justificadas", ha añadido.

Por último, el alcalde ha rememorado que el octubre pasado València se añadió al programa de acogida Hermanamiento comunitario valenciano, fruto del convenio entre el Ministerio de Inclusión, la Conselleria de Igualdad, ACNUR, Cáritas, el Servicio Jesuita a Migrantes y varios municipios valencianos.

"Nos sumamos a esta experiencia piloto y asumiremos el compromiso de ofrecer oportunidades a familias que han sufrido guerras, a veces muy largas, el exilio y el hambre, porque puedan empezar de nuevo en unas condiciones de vida dignas", ha concluido Ribó.