Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jorge Alarte | Director general de Relaciones con las Comunidades Autónomas y Representación Institucional.

"Hay un liderazgo claro de Puig y sin duda volverá a ser el candidato"

«Lo que hace falta es un modelo nuevo, no retoques como en 2009»

El director general de Relaciones Institucionales, Jorge Alarte, junto al Palau de la Generalitat. | FERNANDO BUSTAMANTE

Dicen que no hay nada peor que los enemigos de partido. No se cumple la máxima en el caso de Jorge Alarte (Alaquàs, 1973) que ha pasado de tener a Puig como rival cuando lideró el PSPV a cumplir un año junto al jefe del Consell en uno de los cargos que estaban vacantes en Presidencia.

¿Cómo fue el proceso de paz?

No es un secreto. Siempre hemos tenido una relación personal excelente, ya antes de los congresos. Nos conocemos de alcaldes, él de Morella y yo de Alaquàs. Esa relación personal se mantuvo incluso en los momentos de máxima tensión en los congresos.

Cumple un año en el cargo y hay un debate abierto sobre los beneficios que Madrid tiene como capital. ¿A qué obedece?

El presidente ha tomado una decisión política que es la necesidad de ampliar nuestra presencia y capacidad de influencia política en el conjunto del Estado.

Una voz que no es ni vasca ni catalana ¿eso es muy novedoso?

Es la certificación de un cambio en el mapa territorial español. Tradicionalmente las voces sustantivas, incluso dentro del PSOE siendo sinceros, han sido las de Cataluña, Andalucía o País Vasco, Y ahora la voz del presidente Puig y del PSPV es muy importante. Es una oportunidad.

¿Arriesga en lo que parece un enfrentamiento con Ayuso?

No se ha enfrentado. Con Madrid queremos compartir un proyecto de España diverso y plural. Pero es necesario denunciar una política fiscal que es desigual porque Madrid usa la capacidad financiera y tributaria para que paguen menos quienes más tienen. El presidente hizo una exposición valiente. Fue a un foro en Madrid y abrió el debate. Hay dos debates clave, la financiación y las políticas fiscales autonómicas.

¿Cuál es el papel de Alarte?

Ayudo modestamente. Es un trabajo de todo el Consell y compartido por los tres partidos.

¿El Gobierno es receptivo?

No tiene una situación fácil. El Gobierno ha atravesado por una situación muy complicada en Cataluña y un debate de financiación con una situación tan plural en el Congreso es complicado.

¿Hay voluntad?

Sí. Sinceramente. Porque también hay quien tiene la firme decisión de que eso cambie.

Pero voluntad son euros.

Sí. Y hay un calendario. En noviembre se expondrá una parte de esa propuesta de nuevo modelo. Si se cumple, antes de fin de año habrá una propuesta. Puig va a intensificar contactos autonómicos, en septiembre con la visita a Andalucía. Será una reunión clave, muy importante y es previsible que con otros presidentes.

¿El modelo de 2009 que usted negoció como líder del PSPV perjudicó a los valencianos?

El de 2009 incorporaba cosas que eran distintas respecto al anterior. Pero lo diré con franqueza. Lo que ahora hace falta no es un ajuste respecto a modelos anteriores, sino uno nuevo. No puede ser un retoque o un cambio. Hace falta un modelo nuevo y por ello queremos sumar voluntades. El reto es cambiar las resistencias que puedan existir.

¿Cómo es la relación con los socios del Botànic?

Muy correcta y en los parámetros de un gobierno de coalición.

¿Aquella bronca entre Puig y Oltra que les llevó a estar meses sin hablarse está superada?

Yo no he presenciado nada de eso. No lo sé. La dinámica real es positiva porque no es fácil convivir con la suma de partidos que hay. Pero el modelo funciona, es de diálogo, abierto. A un Gobierno se le mide por dos cosas: hacer un presupuesto anual, y eso se ha hecho cada año, y la capacidad de legislar y hacer nuevas políticas. El día a día es normal.

¿Cómo llevan los socialistas que Compromís haga oposición cada día al Gobierno de España?

Las lealtades están muy claras. Son con la sociedad valenciana y si al Gobierno de España, sea del color que sea, hay que plantearle alguna cuestión, pues se hace.

¿Habrá manifestación por la financiación? ¿Tocaba contra Rajoy y no contra Sánchez?

Toca contra el Gobierno que sea y en el momento que sea. Pero en este momento hay una estrategia que tiene frutos incipientes que son las alianzas con otros territorios para sumar apoyos hacia el nuevo modelo de financiación.

¿Es decir, que ahora no toca manifestarse?

Acabamos de hacer una cumbre con Baleares que suma. Ha sido algo inédito entre dos autonomías. Está el anuncio de otra cumbre, ahora con Andalucía; el presidente ha ido a Madrid a explicar claramente nuestra posición. Ha estado en Barcelona. Con Castilla-La Mancha hemos tenido contactos. En eso estamos.

¿Con la Comunidad de Madrid hay alguna relación?

Hay la que sea necesaria. Hablamos con todos y la relación institucional es correcta. Insisto en que no estamos confrontando con Madrid. Hay una visión de España que no se acerca a la visión real. Pensar España desde el centro es una visión limitada y anticuada. España no es una capital en el centro geográfico rodeada de otros territorios menores. No es ese el modelo constitucional del que nos henos dotado.

¿Cataluña está en otra cosa y no volverá al debate autonómico?

Soy optimista, veo avances. Poco a poco, pero avances. Siempre desde nuestra posición de lealtad a la Constitución.

¿Cómo ha visto la caída de José Luis Ábalos?

Es una decisión que es atribución del presidente Sánchez.

Me refería más al partido, como número dos del PSOE.

El secretario general (Sánchez) tiene la intención de que el congreso de València sea de cambio y renovación. Solo se puede entender desde ese marco de impulso político, de hacer un PSOE más feminista, moderno, ecologista. Esa es la explicación.

¿Con Diana Morant se crea un nuevo liderazgo para el futuro?

Es una gran noticia. Hará una gran aportación al Gobierno. Pero no es una aportación a ningún debate de liderazgos en la Comunitat Valenciana porque ese debate no existe. Los socialistas valencianos tienen claramente un líder y es Ximo Puig.

¿Será candidato en dos años?

Sin duda ninguna. Eso ni se discute. Hay un liderazgo claro, incuestionable, integrador y necesario para el futuro del PSPV y de la sociedad valenciana.

Pues iba a preguntarle por las aspiraciones de Jorge Alarte.

Solo tengo una: contribuir de la forma más sincera y leal a que Ximo Puig siga siendo el presidente de la Generalitat.

Compartir el artículo

stats