Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gratuidad de la AP-7 en Cataluña permitirá llegar a Francia sin peajes

El fin de la concesión del tramo de autopista desde Tarragona permitirá ahorrar al usuario 10,95 euros al viajar a Barcelona y 25,75 hasta la frontera a partir del miércoles

foto tarde operación retorno | MANUEL R. SALA

La inminente gratuidad de todo el recorrido de la AP-7 en Cataluña permitirá llegar a Francia desde la Comunitat Valenciana sin pagar peajes, por primera vez desde que se abriera el primer tramo de esta autopista en 1969. Después de 52 años de la puesta en servicio de esos primeros kilómetros en la provincia de Barcelona, y 47 desde que se completara el trazado entre la Jonquera (Girona) y Salou (Tarragona), que se ha mantenido de pago hasta ahora, la concesión caduca mañana, 31 de agosto, por lo que a partir del miércoles, 1 de septiembre, no habrá que desembolsar tarifa alguna por utilizarla.

Esto quiere decir que se podrá viajar desde Alicante, Valencia y Castelló hasta Barcelona, Girona o la misma frontera francesa sin más gasto que el del combustible. Para el conductor de un turismo será un ahorro de 10,95 euros si quiere desplazarse a la capital catalana, y 25,75 si se dirige a Francia.

En el caso de los camiones, un trayecto a Barcelona suponía en peajes un mínimo de 20,95 euros, y 44,70 para llegar hasta Francia, según las tarifas que hoy y mañana todavía están vigentes.

Junto con los 259 kilómetros de la AP-7 desde Salou hasta la frontera francesa y del acceso a Barcelona desde la localidad de Molins de Rei, a partir del miércoles serán también gratuitas las autopistas C-32 y C-33, cuyas concesiones corresponden a la Generalitat de Cataluña. La primera de ellas fue la primera autopista abierta en España, en su tramo entre Barcelona y Mataró, en 1969. Así, se podrá viajar igualmente sin pagar peaje a toda la costa norte de Barcelona y el sur de la Costa Brava.

Y también se levantarán pasado mañana las barreras de la autopista AP-2, que se bifurca de la AP-7 en El Vendrell (Tarragona) para llegar hasta Zaragoza. En total son más de 560 kilómetros de autopista los que pasan a ser libres de peaje.

Esta liberalización se suma a la del recorrido entre Salou y Alicante, el 1 de enero de 2020, otros más de 370 kilómetros, unidos a su vez por los 47 gratuitos del baipás de València. Esa gratuidad ha supuesto una auténtica revolución en las comunicaciones por carretera desde la Comunitat Valenciana hacia Cataluña, pero también en el propio territorio al eliminar el pago en los trayectos por la costa, algo de lo que se han beneficiado, especialmente, en la Marina Baixa y la Marina Alta. Y es que el tráfico se incrementó el año pasado en estas comarcas hasta en un 56% en relación a 2019, a pesar de la pandemia de coronavirus. Desde València hacia el norte se nota sobre todo el aumento del tráfico pesado.

627 millones para conservación

Para las dos carreteras de titularidad estatal, la AP-7 y la AP-2, el Gobierno gastará hasta 627 millones de euros en sendos contratos de conservación viaria y en la explotación de las vías de servicio, mientras que la Generalitat destinará 23,7 millones durante los próximos cuatro años solo en garantizar la seguridad vial de estas carreteras. Estos importes seguirán engordando el amplio déficit de 9.000 millones de euros que ya existe en la conservación de carreteras, ya que la concesionaria, en este caso Abertis (compañía controlada por la italiana Atlantia y la ACS de Florentino Pérez), se encargaba de todo ello con los ingresos procedentes de los peajes.

Compartir el artículo

stats