Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El emprendimiento llega a los centros de FP

Educación destina 260.000 euros para que los institutos fomenten y canalicen las ideas e iniciativas del alumnado con la creación de «startups»

Un grupo de estudiantes, atienden explicaciones en la feria de FP de 2018 en València. | M.Á.MONTESINOS

El emprendimiento llega también a la Formación Profesional y la Conselleria de Educación quiere que se potencie y se expriman al máximo las ideas que tiene el alumnado y los recién titulados, lo que puede contribuir en una formación más completa y, además, facilitar su éxito en el mercado laboral.

Con estos y otros objetivos se ha publicado esta semana la convocatoria para asignaciones económicas extraordinarias destinadas a la creación de aulas de emprendimiento en los centros docentes públicos.

En concreto, la conselleria destinará un total de 260.000 euros para «canalizar las iniciativas emprendedoras» del alumnado y de los titulados recientes, mediante un sistema «de orientación, guía y tutela de las ideas emprendedoras que ellos mismos aportan». Se trata, según indica la conselleria, «de facilitar un apoyo técnico y de infraestructuras en estas fases iniciales críticas especialmente para el alumnado más joven y de crear un marco de desarrollo de tipo startups».

La iniciativa, que se enmarca dentro del plan plurianual de impulso de la FP que la Generalitat ha iniciado, recuerda, por ejemplo, al programa Generación Espontánea de la Universitat Politècnica de València, un éxito pues ya son más de 2.000 los estudiantes participantes, por lo que demuestra la voluntad del alumnado en aportar y ver crecer sus ideas.

Adquirir competencias útiles

Los centros tienen hasta el 14 de septiembre para presentarse a esta convocatoria, que podrá beneficiar hasta a 52 centros, pues otorgará 5.000 euros a los que reciban más puntuación. Para esto, se valorará especialmente haber participado en un programa piloto de emprendimiento; aplicar metodologías activas de aprendizaje en el aula y llevar a cabo un proyecto de emprendimiento; además de haber creado en el centro espacios especiales para ello; y, por último, haber desarrollado programas de innovación en los últimos cinco años.

En esta convocatoria entran proyectos que se hayan llevado a cabo el curso pasado y hasta el 31 de diciembre de 2021; y la asignación económica, como detalla la conselleria, debe invertirse en formación y movilidad para el profesorado; la elaboración de informes técnicos de posibles proyectos que proponga el alumnado; la adquisición de materiales didácticos (o de otro tipo); así como para sufragar cualquier tipo de asistencia técnica que requieran los centros y que posteriormente deberán justificar.

Uno de los objetivos principales de fomentar la creación de incubadoras de startups —que impulsan el crecimiento, éxito y viabilidad económica de una idea— es facilitar paralelamente que el alumno adquiera competencias «de una forma ágil y relacionada con las necesidades de los sectores productivos». Educación considera que la FP —teniendo en cuenta también el trabajo que se realiza los últimos cursos para adaptar la oferta de estudios a cada comarca—, tiene «capacidad de incorporar innovación con la agilidad que los sectores productivos necesitan y contando con su apoyo».

En paralelo a esta convocatoria, esta semana la conselleria también ha publicado la destinada a desarrollar acciones de calidad, también en FP. En este caso, la inversión total del departamento de Campanar supera los 519.600 euros y proviene de los fondos NextGenerationEU. De esta cantidad total se pueden beneficiar otros 50 centros educativos, con ayudas de 10.000 euros en cada caso.

Con esta acción, la conselleria pretende medir la calidad de los estudios de FP que se ofertan —con sistemas audibles de calidad de la docencia— para «impulsar la mejora continua de los procesos de enseñanza».

Además, otra línea de trabajo es la de continuar estrechando lazos entre los centros y las empresas —en lo que se aplica a fondo la nueva figura de los prospectores de FP—; así como fomentar la digitalización y la innovación en las aulas (y acercarlo al alumnado).

En este caso, se valorará que los centros candidatos tengan experiencia en competiciones de Skills (las olimpiadas de la FP); haber desarrollado grupos de trabajo validados por un Cefire; participar en el programa Qualitas ; ser CIPFP; o tener integrado un sistema de control de la calidad.

Todas estas acciones se enmarcan en el Plan de Formación Profesional Valenciana con políticas previstas hasta 2024.

Compartir el artículo

stats