El conseller de Educación, Vicent Marzà, y el secretario autonómico de Educación, Miguel Soler, han presentado esta mañana todos los datos relativos al inicio del curso escolar, que tendrá lugar el próximo miércoles 8 de septiembre, para el alumnado de todos los niveles.

El 2021-22 será el tercer curso marcado por la pandemia de coronavirus, el segundo en el que los centros cuentan con un estricto protocolo. Entre las medidas ya conocidas por el alumnado, este curso se mantienen las mascarillas a partir de 1º de Primaria; las clases en Primaria e Infantil se organizarán en grupos burbuja; y a partir de ese nivel se mantendré el 1,2 m de distancia en las aulas. Además, en los institutos se recupera la presencialidad al 100 %.

Entre los datos que hoy han presentado ambos responsables políticos, destaca el aumento de profesorado (una parte con motivo de la pandemia, pero otra, de forma estructural, como se ha ido haciendo los últimos cursos), así como el constante incremento del alumnado que, cada vez más, apuesta por la Formación Profesional. En detrimento de esto, y según los datos provisionales que hoy ha facilitado la conselleria, disminuyen los escolares en Infantil y Primaria, por la imparable caída de natalidad, lo que se visibiliza en las aulas.

Así, el curso educativo arranca con 77.916 docentes y una previsión de 787.565 de alumnos de Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato y FP.

Esto supone un 2,4 % de profesorado más que el curso pasado (1.853) y un 0,35 % menos de alumnos en el territorio valenciano (2.753). Fundamentalmente el descenso de alumnado se aprecia en las etapas de Infantil y Primaria, dedtalla la conselleria, niveles que concentran 13.088 alumnos menos. Con esto, la ratio media de escolares por grupo en los centros es de 20,7.

Desde el punto de vista sanitario, el curso está organizado con 5.042 docentes extra de plantilla por la covid (686 más que en 2020-21) y 34,9 millones de euros de inversión específica en material de seguridad y limpieza, además de costear el aumento del profesorado y el mantenimiento de los 3.000 monitores de comedor de más que se mantienen a causa de la pandemia.

A pesar de reconocer que la situación sanitaria -especialmente por la vacunación masiva- es mejor que el curso pasado, Vicent Marzà ha hecho un llamamiento a no confiarse y a seguir "el modelo organizativo ya testado y que fue un éxito" en 2020-21. "Debemos mantener la máxima prudencia, la pandemia aún existe , no iniciamos un curso normal", ha recordado el conseller de Educación. Entre otras cosas, el conseller ha incidido en la importancia de mantener la ventilación en las aulas.

Nuevas políticas educativas

El 2021-22 trae consigo novedades educativas a las aulas. Más allá de la pandemia y las cuestiones organizativas, los centros de Infantil, Primaria y Educación Especial contarán con una nueva manera de atender la orientación educativa y la inclusión, mientras que en Secundaria y el resto de niveles dan la bienvenida al plurilingüismo, tras la moratoria de un curso por la pandemia.

Así, "por primera vez", como ha apuntado Marzà, el personal orientador se integrará directamente en los centros, tras la desaparición de los Servicios Psicopedagógicos Escolares (SPE), que eran externos. La conselleria afirma que son 1.452 los orientadores que se suman a los claustros y que formarán las 6 nuevas Unidades Especializadas de Orientación (UEO).

Por otro lado, en cuanto la plurilingüismo, el conseller ha defendido que el programa "no quita horas de valenciano", sino que se establecen en castellano las que marca el Tribunal Supremo, un 25 %. "Si hubiéramos mantenido las anteriores líneas, también deberían de haberlo tenido", apunta. Asimismo, ha defendido que el modelo anterior "segregaba al alumnado en función de las lenguas", y ha explicado que se ha pasado de un 28 % del alumnado que vehiculaba en valenciano, al 61 % actual.

Más Formación Profesional

Otro puntal de actuación en materia educativa es el aumento de oferta en FP. El curso arranca con 6.526 nuevas plazas gracias a la apertura de 197 ciclos formativos y 23 cursos de especialización nuevos a lo largo del territorio. Según Miguel Soler, "la previsión es de 106.419 alumnos de FP, un 6 % más que el curso pasado y un 26 % más que hace seis cursos. Eso se debe a dos factores: el incremento que estamos haciendo de la oferta formativa ajustada a las necesidades del tejido productivo y a las grandes oportunidades de empleabilidad futura que tienen estos estudios”.

Como ya publicó este periódico, la implantación de ciclos formativos con una alta empleabilidad es especialmente importante en ciclos formativos vinculados a las familias de Informática y Comunicaciones, y en Servicios Socioculturales y a la Comunidad. También son importantes los nuevos cursos de especialización de FP como son los vinculados a la sostenibilidad medioambiental.

Vicent Marzà y Soler, en el centro, junto al equipo directivo de la conselleria. JM López