Un nuevo informe de carácter técnico elaborado por uno de los más reputados expertos en financiación autonómica, el economista Ángel de la Fuente, confirma la infrafinanciación de la Comunitat Valenciana con importantes diferencias en índices de financiación por habitante respecto a las mejores tratadas. Así, entre los recursos recibidos por los valencianos y valencianas (la población peor tratada desde el punto de vista de la financiación) y los percibidos en Canatabria existen de 24,8 puntos, si bien esta distancia se ha reducido unos dos puntos desde que entró en vigor el actual modelo. Esta es una de las conclusiones que se extraen del último informe sobre "La evolución de la financiación de las comunidades autónomas de régimen común, 2002-2019", publicado por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), que actualiza las series de financiación homogénea de las comunidades autónomas de régimen común.

Según las cifras de Fedea, referidas a 2019, Cantabria es la comunidad con una mayor financiación por habitante ajustado, ya que alcanza un índice de 116,9 (sobre el promedio 100), seguida de Canarias (114,5) y La Rioja (113,0).Por debajo del índice 100 solo hay cuatro comunidades: Castilla-La Mancha (96,8) Andalucía (95,6), Murcia (92,5) y la Comunidad Valenciana (92,1). Según explica el informe son cifras a las que se ha llegado tras sucesivos ajustes a partir de la situación generada por la entrada en vigor en 2009 del actual sistema de financiación autonómica, que elevó a 26,9 puntos la diferencia entre el índice más alto (Cantabria, con 118,3) y más bajo, que entonces era Canarias, con 91,4).Desde entonces, Canarias -una de las seis comunidades que con el nuevo modelo quedaron por debajo de 100 junto a Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Galicia y Murcia- ha mejorado su financiación por habitante ajustado en 23,04 puntos, Baleares en 7,99 y Extremadura en 5,86, mientras Madrid ha perdido 9,84 puntos, Murcia 4,13, Aragón 3,76 y Cataluña 3,52. La Comunitat Valenciana ha perdido 0,46.

Este trabajo, elaborado por el director de la Fundación, Angel de la Fuente, intentan aproximar los recursos que el sistema de financiación autonómica (SFA) proporciona a las comunidades autónomas de régimen común -todas menos País Vasco y Navarra- para financiar las competencias comunes a todas ellas, calculados a igual esfuerzo fiscal (esto es, aplicando una escala tributaria común en todos los impuestos cedidos con capacidad normativa).El estudio utiliza para estos cálculos la "población ajustada", que corrige el padrón aplicando los criterios de reparto del propio sistema de financiación, de modo que tiene en cuenta por ejemplo que los costes por habitante de los servicios públicos son mayores en las regiones más envejecidas o más extensas, por citar sólo dos de los factores relevantes.

El informe supone un nuevo aval para la postura del Consell de cara a las negociaciones con el Gobierno de España y el resto de comunidades autonónomas para pactar un nuevo modelo de financiación que rompa el status quo establecido. Todos cálculos del informe de Fedea certifican un reparto desigual de los fondos.