Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fractura en Podem crece con la dimisión de siete miembros del consejo ciudadano

Acusan a la dirección de Lima de provocar un "derrumbe interno" tras la salida de Dalmau de la vicepresidencia del Consell

Pilar Lima, en un acto en la sede de Podem.

Cristian Santaigo, María García Sandoval, Rafael Mercader, Anabel Mateu, Moisés garcía, Ainhoa Alberola y Noelia Olivares han comunicado hoy su decisión de abandonar el Consejo Ciudadano de Podem en la Comunitat Valenciana para mostrar su rechazo a la línea de la actual dirección del partido, representada por Pilar Lima. La decisión se produce horas antes de que se haga efectiva la renuncia de Rubén Martínez Dalmau como vicepresidente segundo del Consell, dimisión en la que las diferencias con Lima han jugado un peso muy importante.

"No podemos ser cómplices del derrumbe interno, político y ético que se están llevando a cabo desde la actual dirección", aseguran en un duro escrito los siete dimisionarios del máximo órgano del partido".

"La imposibilidad de debate, la falta de transparencia y el incumplimiento de los acuerdos están llevando al partido a la inanidad y provocando el desencanto de la militancia. La deriva ya se percibe imparable y, pese a que hemos intentado todo lo posible para revertirla, actualmente no hay ninguna opción real de detenerla".

Los firmantes del documento repasan la trayectoria reciente del partido, tras la victoria de Pilar Lima en 2020 en las primarias internas para el cargo de coordinadora. Lamentan así que la "primera decisión" de Lima fue "hacer una ejecutiva monocolor, contraria a la unidad y la integración que exigía la militancia. 38 votos no pueden expulsar a 2.200 inscritos". Esa es la diferencia con que la actual coordinadora se impuso a la candidatura de Naiara Davó, que estaba respaldada por Martínez Dalmau.

Los miembros que ahora dimiten, próximos a Dalmau y Davó, recuerdan cómo la dirección acordó después apartar a esta última de la sindicatura del partido en Corts. "La coordinadora general, renunciando al diálogo y al acuerdo, ha incumplido el proyecto que presentó a la militancia y su palabra de no expulsar a los otros dos dirigentes", subrayan. Esa categoría de "expulsión" dan a la salida ahora de la vicepresidencia del cabeza de lista en las últimas elecciones autonómicas. Acusan así a Lima de generar "un daño irreparable para la unidad, la fortaleza y la reputación de nuestro partido".

"En lo orgánico -continúan-, la expulsión se extendió a los equipos técnicos, trabajadores y trabajadoras del partido. La actual dirección ha cruzado líneas rojas en materia de vulneración de derechos laborales, algo inasumible para un espacio político que enarbola la defensa de los mismos".

Otro de los motivos para dimitir, argumentan, es "la ineficacia del Consejo Ciudadano Valenciano, vaciado de sus competencias". Es "el último espacio en conocer las acciones de la Coordinación General", denuncian.

Asimismo, critican que la propuesta de la dirección para la secretaría autonómica de Justicia, el que califican se segundo puesto de mayor rango en el Consell para la formación después de la vicepresidencia, sea un hombre. Consideran que va contra los principios feministas de la organización. Esta es la misma posición que alegó Dalmau ante Lima para no aceptar la propuesta de esta a la secretaría autonómica.

La formación, su dirección actual, intenta aquilatar mientras tanto el portazo de esta mañana de los siete miembros del consejo ciudadano. Fuentes del partido han recordado que este órgano está compuesto por 43 personas y han deslizado que los siete dimisionarios (al menos, la mayor parte de ellos) mantenía ya una escasa participación en los órganos de Podem.

Lima toma distancia

Por su parte, la coordinadora de Podem, Pilar Lima, ha asegurado esta mañana en los pasillos de las Corts que todavía no había recibido comunicación oficial de la dimisión de los siete miembros del Consejo Ciudadano. La también síndica de Unides Podem ha dicho que los debates "se hacen en los órganos internos pertinentes" y ha manifestado que la dirección morada va a reunirse para abordar lo ocurrido.

Lima no ha querido entrar a valorar la grave crisis y el malestar de la corriente crítica con su gestión, y ha querido poner el foco en que el protagonismo esta semana ha de estar en el relevo de Martínez Dalmau por Héctor Illueca en la vicepresidencia segunda del Consell y la conselleria de Vivienda. La coordinadora de Podem ha subrayado que la sustitución "cuenta con el apoyo del 80% del partido", según la votación exprés que se efectuó la semana pasada de forma telemática.

"Hay mucha unidad y consenso en el partido. Estamos construyendo durante un año y se ha notado en la participación de la militancia. Hay mucho movimiento en los círculos y mi sensación es de satisfacción", ha señalado Lima, que ha dicho estar centrada "en la pandemia", en los presupuestos autonómicos y en la factura de la luz.

Puig dice que no afecta al Gobierno

El jefe del Consell, Ximo Puig, también ha marcado una distancia sanitaria con los problemas en Podem. Tras un acto escolar en Aldaia ha afirmado que el Gobierno valenciano "goza de buena salud". La salida de Dalmau y su relevo "se ha solucionado de forma razonable", ha añadido, sin que afecte a la hoja de ruta del Ejecutivo, ha dicho, que pasa por la recuperación de la pandemia.

Puig ha anunciado asimismo que la toma de posesión de Illueca como nuevo vicepresidente segundo del Consell tendrá lugar el próximo viernes.

Compartir el artículo

stats