El Ministerio de Sanidad ha puesto negro sobre blanco quiénes serán las personas que recibirán una dosis adicional de la vacuna contra la covid-19 y, finalmente, ha acotado el grupo a los inmunodeprimidos severos: los trasplantados de órgano sólido (que han recibido un corazón o un hígado, por ejemplo), los que han recibido un trasplante de médula ósea (de progenitores hematopoyéticos) y para los pacientes en tratamiento con un anticuerpo monoclonal, el anti-CD20 que reciben los enfermos de linfoma y de Esclerosis Múltiple, entre otros y que provoca un estado de inmunosupresión severa.

Según confirmaron ayer desde la Conselleria de Sanidad, es difícil poner una cifra de cuántos valencianos integrarían este grupo pero las estimaciones hablan «de unas 10.000 personas», cifra aún por depurar, de entre los 37.000 que configuran el colectivo de personas de alto riesgo en las tres provincias.

Por lo pronto, ayer la Comisión Interterritorial de Sanidad, en la que participan el Ministerio de Sanidad y la comunidades, aprobó por unanimidad la inoculación de esta dosis adicional tras la propuesta de la comisión de Salud Pública del martes que recogía la iniciativa de la Agencia Europea del Medicamento y del Centro Europeo de Control de Enfermedades de poner dosis adicionales a las personas con el sistema inmune comprometido.

Se trataría de una tercera dosis para completar la vacunación inicial ya que este grupo de población no desarrolla una respuesta adecuada con la pauta normal de vacunación. De hecho, los pacientes inmunodeprimidos tienen un riesgo «de entre 2 y 5 veces mayor que la población general de ser hospitalizados, necesitar cuidados en unidades de críticos y fallecimiento en caso de adquirir la infección por SARS-Cov-2», según han puesto de manifiesto desde la Facme, Federación de Asociaciones Científico Médicas de España, que agrupa a 46 sociedades.

Los expertos de la comisión de salud acotaban así el grupo inicial de «inmunodeprimidos» al que se había aludido y que, en la Comunitat Valenciana, podía englobar a cerca de 30.000 personas si se tenían en cuenta otros perfiles de pacientes con el sistema inmunitario comprometido parcialmente o de forma temporal como los pacientes oncológicos en tratamiento de quimioterapia, por ejemplo, o las personas en hemodiálisis. Este grupo de colectivos con mayor riesgo frente a la enfermedad (37.000 en total) fue uno de los que se vacunó de forma preferente antes de la vacunación masiva por edades.

Esta restricción de la tercera dosis solo a estos inmunodeprimidos severos ya ha recibido las primeras críticas. Así, desde la Facme demandaban ayer incluir también a 28.000 personas en programa de hemodiálisis entre los candidatos a tercera dosis, tal como ya habían propuesto a la ponencia de Vacunas.

En la Interterritorial de ayer, sin embargo, se acordó seguir valorando poner esta tercera dosis a otros colectivos e incluso se puso sobre la mesa la propuesta de inocularla a los mayores de residencias, colectivo también nombrado en la recomendación emitida por la Agencia Europea del Medicamento. Desde la Conselleria de Sanidad se apoyó esta propuesta.

Se podría empezar hoy

Aclarado quiénes la recibirán, falta por saber cuándo la recibirán. Desde la Conselleria de Sanidad esperaban ayer que hubiera un consenso a nivel nacional para empezar a llamar a los pacientes aunque, según explicó la ministra Carolina Darias, la citación se podría empezar a hacer a partir de hoy mismo.

Desde la Organización Mundial de la Salud, OMS, sin embargo, pidieron ayer retrasar estas terceras dosis hasta diciembre «dada la desigualdad de distribución de dosis en el planeta».

Casi 8.800 valencianos acudieron a vacunarse contra la covid-19 sin cita el martes, el primer día de «puertas abiertas» en los 133 vacunódromos de las tres provincias. Según fuentes de la Conselleria de Sanidad, en total se acercaron a inmunizarse sin cita 8.792 personas, la gran mayoría a recibir su primera dosis (5.110) frente a los 3.682 que fueron a recibir la segunda.

Las dosis puestas con cita entre el lunes y el martes y las «extra» a los rezagados del martes se han dejado notar en la cobertura vacunal por edades. En cuanto a primeras dosis, el grupo de treintañeros había subido un punto en un día (hasta el 76.3 por ciento) mientras que en el de los veinteañeros se está ahora en el 78,6 %, tras subir otro punto, según el informe diario del Ministerio de Sanidad.

La cifra es un buen comienzo para una iniciativa que estará en marcha durante todo el mes, hasta que en octubre cierren los vacunódromos. Esto no significa, sin embargo, que los centros vayan a estar abiertos los 7 días de la semana para que cualquiera pueda acercarse, ya que se está permitiendo esta vacunación sin cita pero solo en los días en los que se ha citado a otras personas. Esto, según explicaron fuentes de la administración, responde a cuestiones «logísticas»: las vacunas que ahora se están inyectando de ARN mensajero como Pfizer vienen ultracongeladas y si, una vez descongeladas, no son utilizadas en un plazo específico, los viales quedan inservibles. De esta forma, se está agrupando la vacunación con cita y sin cita y, preferentemente en los primeros días de la semana.

Así, hoy solo estarán abiertos 10 vacunódromos en toda la C. Valenciana —y dos mañana— y entre ellos no estará el mayor, el de la Ciutat de les Arts. Una cuestión que ayer criticaron desde el sindicato CSIF, que consideró «incomprensible» esta restricción «a pesar de la numerosa asistencia» del martes, por lo que piden ampliar los horarios.