Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

À Punt prepara ajustes para cubrir la pérdida de 8 millones por el IVA

El recorte de ingresos por el conflicto con la Agencia Tributaria altera los planes de la radiotelevisión pública y añade interrogantes a las cuentas

Las instalaciones de À Punt, en Burjassot. | M.Á.MONTESINOS

El pulso que mantienen la Agencia Tributaria y las televisiones autonómicas por el cambio de criterio relativo a la deducción del IVA aboca a À Punt a un ajustarse el cinturón de consecuencias imprevisibles. La perspectiva de dejar de ingresar más de 8 millones de euros reflejados en la contabilidad por la liquidación del impuesto de 2020 hizo saltar las alarmas de la cadena en junio. Ese mes, la Hacienda estatal reclamó a la radiotelevisión valenciana el pago de 24,8 millones de euros por las cuotas liquidadas entre 2016 y 2019, de las que inicialmente la corporación valenciana había quedado exenta bajo una interpretación de la normativa que hasta ahora permitía À Punt a deducirse la totalidad del IVA soportado por su actividad.

El conglomerado público acudió al Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) y sus alegaciones han sido admitida a trámite. Hasta que resuelvanlos recursos, la reclamación del ministerio ha quedado momentáneamente en suspenso, una decisión que da tiempo y oxígeno al ente. Sin embargo, lo que más preocupa ahora en À Punt es la necesidad de tapar ese agujero provocado en las cuentas de este año por los recursos proyectados que no llegarán de la última declaración del IVA, al negarse la AEAT a devolverlos como solía hacer antes de emprender la guerra contra las autonómicas. La cuantía no es menor, puesto que representa casi el 15 % del presupuesto de 2021.

A la espera del presupuesto

Según ha podido saber este diario, la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació (CVMC) ha diseñado ya un plan de ajuste cuya aplicación está pendiente de la elaboración del proyecto de presupuestos de 2022. La propuesta inicial debería aprobarse la semana que viene en el órgano que controla À Punt para remitirla a la Conselleria de Hacienda. A partir de ahí, la pelota estaría en manos de la Generalitat, encargada de perfilar los detalles de las cuentas.

De momento, desde la radiotelevisión valenciana no concretan cómo se distribuirán los ajustes. Aunque se ha sondeado la posibilidad de que la administración autonómica inyecte una aportación extraordinaria para compensar el descuadre motivado por el conflicto del IVA, por el momento no ha habido respuesta oficial, según ha trascendido de la última reunión del consejo rector de la CVMC, celebrada el martes. El comité de empresa de À Punt ha pedido tener acceso a la información del plan de ajuste para calibrar su impacto. Temen que altere la hoja de ruta del conglomerado.

Respecto a los 25 millones de euros que reclama la Agencia Tributaria, la Conselleria de Hacienda se comprometió a finales de junio a estudiar la autorización de un aval para aliviar la carga de la deuda. La aprobación del instrumento, sin embargo, no ha pasado de momento por el pleno del Consell. El complicado escenario -con un mar de dudas por resolver- obliga a la radiotelevisión valenciana a trabajar en el presupuesto del próximo año sobre un terreno más fanganoso e incierto que nunca.

Los problemas con el IVA añaden nuevos quebraderos de cabeza para cuadrar las cuentas, siempre pendientes de retoques de última hora en las negociaciones entre los partidos del Botànic y todavía con los interrogantes del techo de gasto en personal y las plazas que saldrán a oposición aún en el aire.

Compartir el artículo

stats