Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Illueca ofrece lealtad sin renunciar a una voz propia de Podem en el Consell

Alaba la gestión de su predecesor y promete continuidad en las políticas de vivienda

El nuevo vicepresidente segundo del Consell, a la izquierda del presidente Ximo Puig, en el primer pleno del curso político, ayer. | EFE

Unidad, lealtad y diálogo sin renunciar a reivindicar la posición propia de Podem dentro del Consell. Las primeras palabras de Héctor Illueca como nuevo vicepresidente segundo y conseller de Vivienda fueron para garantizar que su entrada en el gobierno valenciano no será sinónimo de inestabilidad. «Vengo a fortalecer la unidad y el proyecto del Botànic», resumió el ex director general de la Inspección de Trabajo del Gobierno a preguntas de los periodistas, después de recibir la cartera de la conselleria de manos de Rubén Martínez Dalmau, cuya salida ha estado marcada por las desavenencias con la dirección de Podem.

Rubén Martínez Dalmau entrega la cartera de la Conselleria de Vivienda a Héctor Illueca. | EFE

En clave orgánica, Illueca apostó por comenzar una nueva etapa en la que -advirtió- se necesitará mucho más diálogo en el proyecto de Unides Podem. «El pasado es pasado», proclamó en referencia a la crisis provocada por la cascada de dimisiones en el Consejo Ciudadano y el malestar verbalizado por sus socios de coalición de EU, por «falta de comunicación» en el relevo.

Rechazo a batallas internas

Illueca anunció que no ha aceptado la nueva responsabilidad para entrar en batallas internas y advirtió de que «solo desde la unidad» el Consell podrá desarrollar «las conquistas sociales que está logrando y convertirlas en irreversibles». Aun así, hizo hincapié en que Unides Podem mantendrá una «posición propia» dentro del ejecutivo, que discutirá «lealmente y con discreción» con sus socios para alcanzar acuerdos.

El vicepresidente segundo estuvo arropado por la plana de mayor de Podemos, Izquierda Unida y el Partido Comunista. Los ministros Ione Belarra y Alberto Garzón y el secretario de Estado Enrique Santiago, a la sazón líderes de las formaciones que componen Unidad Podemos, siguieron en primera línea tanto el acto del nombramiento oficial de Illueca como el posterior traspaso de cartera en el Palau de Pineda. Tampoco faltaron el cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero y varios diputados valencianos en el Congreso. El inspector de trabajo llegó a la sede de su nueva conselleria acompañado de Belarra y el cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero.

La coordinadora de Podem, Pilar Lima, se adelantó unos metros para ser la primera en recibirles, manteniendo una distancia prudencial respecto a Martínez Dalmau, la consellera y coordinadora de EUPV, Rosa Pérez Garijo y la vicepresidente Mónica Oltra, que aguardaban a la puerta del edificio y exhibieron su complicidad.

El recién llegado a la Conselleria de Vivienda, que se identificó con un pensamiento republicano, ecologista, socialista y feminista y cerró su discurso con una cita del Papa Francisco, esbozó las líneas maestras de un proyecto continuista en lo sustancial donde la ideología jugará un peso importante. Illueca comenzó alabando el trabajo de su predecesor, del que dijo recibir en herencia «las políticas más progresistas del Estado español», que se comprometió a seguir impulsando. En esa línea, descartó grandes cambios en el equipo de cargos de la conselleria más allá de «algún ajuste».

El vicepresidente trazó el objetivo de compaginar la lucha por el derecho universal a la vivienda «con el diseño de nuevas formas de vivir respetuosas con los límites ecológicos», a tiempo que defendió la transición del modelo económico actual a otro basado en la economía circular y fijó el «cambio feminista» como tercer pilar discursivo.

Compartir el artículo

stats