Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Martínez-Campillo

"El desarrollismo sin control ha visto el riesgo geológico como un freno para especular"

«Los sucesos climáticos extremos tendrán serias repercusiones en el espacio geográfico»

«El desarrollismo sin control ha visto el riesgo geológico como un freno para especular»

«El desarrollismo sin control ha visto el riesgo geológico como un freno para especular»

Joaquín Martínez-Campillo habla calmado pero cada palabra que dice denota sus amplios conocimientos y su larga experiencia como geólogo. Desde finales de julio es el delegado en la Comunitat Valenciana del Colegio Oficial de Geólogos de Españ. Este oriolano, residente en Torrevieja, compagina la dirección de su empresa dedicada a la hidrogeología, geofísica y patrimonio geológico con el doctorado sobre geodiversidad que realiza en la Universidad de Cantabria. Además, es miembro de la Comisión de Patrimonio Geológico de la Sociedad Geológica Española, de la Sociedad Española de Ciencias del Suelo y de la Sociedad Internacional de Geoética.

¿Cómo afecta el cambio climático a nuestro territorio?

La disminución de precipitaciones, el aumento de temperaturas y los sucesos climáticos extremos que provoca el cambio del clima tendrán serias repercusiones sobre el espacio geográfico. Se pueden producir cambios en los ecosistemas que han sido espacios atractivos desde el punto de vista turístico, dejando así de reportar beneficios sociales, económicos y ambientales. El aumento del nivel del mar puede tener implicaciones en todos los asentamientos turísticos costeros. En las zonas litorales peligrarán las infraestructuras de primera línea de playa y se verán afectadas las reservas de agua dulce, agravando aún más la situación de abastecimiento de agua en las zonas turísticas.

En un foro del Ilustre Colegio de Geólogos se señaló que no se deben atribuir al cambio climático todas las catástrofes naturales, sino que la mayoría están provocadas por la ocupación inadecuada del territorio.

Estoy totalmente de acuerdo. El cambio climático es un hecho pero, por otra parte, la ocupación de terrenos inundables por edificaciones residenciales, industrias o explotaciones agrícolas hace que estos daños se conviertan en catástrofes con pérdidas de bienes y, lo peor, con pérdidas de vidas humanas. De esto sabe mucho la Vega Baja, llegando a existir barrios enteros y polígonos industriales en la desembocadura de ramblas. Las inundaciones suponen el riesgo geológico que mayores daños causa en España, por lo que es necesario adaptar los usos urbanísticos del suelo en función de los mapas de riesgo naturales que exige la ley. El Colegio Oficial de Geólogos apuesta por devolver a la naturaleza el suelo mal urbanizado mediante la aplicación de una política de indemnización por expropiaciones a las construcciones situadas sobre terrenos inundables.

Muchas edificacionesestán construidas sobre barrancos. ¿Se ha planificado mal el territorio?

Se ha planificado en algunos casos sin tener en cuenta los recursos y los condicionantes naturales de ese territorio, así como su afección al medio ambiente. De otra parte, no se ha actuado diligentemente en determinados casos cuando se ha incumplido con las normas vigentes. En otros, ha habido casos de corrupción que han dado pie a situaciones de total ilegalidad. Hay que recordar que desde 2008 la Ley del Suelo obliga a las nuevas urbanizaciones a realizar un informe de sostenibilidad del territorio.

¿Dónde se debería construir?

Para el Colegio una de las medidas fundamentales es elaborar mapas de riesgo geológico previos a los desarrollos urbanos de los municipios. Hay que adaptar los usos urbanísticos del suelo en función de los mapas de riesgos naturales, que son obligatorios por ley, pero que, en muchos casos, las administraciones o no los tienen o no los aplican. Por ello, el Colegio de Geólogos ha pedido reiteradamente un Observatorio de los Planes Generales de Ordenación Urbana para comprobar que se cumple la Ley del Suelo y que los mapas de riesgos se usen, antes de permitir urbanizar ningún lugar de la C. Valenciana. En España hay 19.900 kilómetros de zonas inundables delimitadas y se estima que 2.733.000 habitantes viven en ellas.

Compartir el artículo

stats