Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La distancia de los servicios básicos en las zonas rurales se agranda a 15 kilómetros

Sus vecinos han de recorrer siete veces más trayecto que los de una ciudad

La distancia de los servicios básicos en las zonas rurales se agranda a 15 kilómetros

La distancia de los servicios básicos en las zonas rurales se agranda a 15 kilómetros

Los vecinos de las áreas rurales han de recorrer una media de 14,9 kilómetros de distancia para poder acceder a servicios básicos en las zonas rurales valencianas, un problema que agrava el riesgo de despoblación. Según se desprende del informe «El acceso a servicios en la España rural» publicado por el Banco de España, los municipios europeos que están en condiciones similares disfrutan de supermercados, bibliotecas, cajeros automáticos, instalaciones deportivas o ambulatorios a distancias mucho menores, por ejemplo 4,8 kilómetros en Alemania; 7,6 kilómetros en Francia o 4,7 km en Italia.

Por el contrario, esa desventaja frente a la mayoría de países europeos desaparece en entornos urbanos, según señala el propio informe. Así la ciudadanía que reside en las áreas metropolitanas valencianas tiene acceso a servicios como la biblioteca, la escuela infantil o centros sanitarios a poco más de dos kilómetros, una distancia similar en la Unión Europea que en los entornos rurales llega a multiplicarse por siete.

Así, un ciudadano que viva en el interior de la Comunitat Valenciana tiene 12,82 kilómetros de diferencia respecto a uno que vive en un entorno urbano para el acceso a estos servicios básicos, una de las mayores diferencias que existe en España, concretamente la cuarta más elevada, según el mismo estudio.

De media un ciudadano en España ha de recorrer 3,5 km para acceder al servicio más cercano, frente a los 4 km que debe desplazarse el ciudadano medio en el resto de los países de la UE.

Las diferencias en la accesibilidad a servicios entre áreas rurales y urbanas son más acusadas en el caso español, advierte el informe del Banco de España. En particular, el ciudadano medio de las provincias rurales españolas ha de recorrer 12,4 km hasta el servicio local más cercano, frente a los 4,8 km, 7,6 km o 4,7 km que recorrería el ciudadano medio en las regiones rurales de Alemania, Francia o Italia, respectivamente. Además del déficit de servicios de los municipios rurales frente a los urbanos, se observan algunas idiosincrasias en la geografía y en la fiscalidad de los municipios rurales que podrían explicar, al menos en parte, la desventaja de acceso a los servicios básicos. En promedio, los ciudadanos de municipios rurales en España han de recorrer unos 20 km más que los ciudadanos de municipios urbanos para acceder al servicio local más cercano, aunque por ejemplo en Castilla La Mancha la distancia se dispara más allá de los 34 kilómetros. También son muy preocupantes los casi 30 kilómetros que se han de recorrer de media en Aragón, o los 26,5 kilómetros de distancia en pueblos de Castilla y León. Son las tres autonomías más perjudicadas.

La orografía también cuenta

El estudio del Banco de España apunta a que esta situación de déficit se explica, en parte, porque estos municipios se encuentran en zonas más remotas, normalmente con una orografía más complicada, es decir, áreas montañosas y alejadas. Estas mismas conclusiones son aplicables a las comarcas del interior valencias, con especial incidencia en Castelló, donde hay un importante número de localidades en riesgo de despoblación.

La facilidad en el acceso a servicios por parte de los ciudadanos de un país o de una región puede considerarse un indicador de su grado de desarrollo económico y social. En ese sentido, existen desigualdades importantes en la accesibilidad a determinados servicios, no solo entre países con un grado de desarrollo muy dispar, sino también dentro de entornos económicos relativamente homogéneo, como sucede entre los ciudadanos de los países de la UE o entre los residentes en distintos municipios de un mismo país, desgrana el informe del Banco de España.

Las únicas regiones españoles que se pueden equiparar a Europa serían Murcia y Baleares, donde los municipios del interior apenas están a 5 kilómetros de los servicios básicos. En el caso de las islas es evidente que su limitación geográfica es en este caso un factor positivo.

Diferencias fiscales y económicas

El Banco de España también analiza si el comportamiento presupuestario y financiero influye en los servicios de los pueblos y las ciudades.El informe sí detecta diferencias, por ejemplo, en los impuestos a los bienes inmuebles y a la circulación de vehículos, que son más elevados en las ciudades pero estas, a su vez, invierten más en servicios educativos, sanitarios, culturales y deportivos. Por su parte, los municipios rurales tienen menos deuda: el stock medio suponía casi la mitad de los ingresos de las urbes, mientras que en los pueblos era del 21%. A pesar de estas diferencias, es la geografía la que más influye en el acceso a los servicios.

Compartir el artículo

stats