Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ministra redobla los guiños a Oltra por una alianza de la izquierda

«Al país le encantaría vernos juntas», afirma Díaz

Mónica Oltra y Yolanda Díaz, ayer, antes de su reunión en la sede de la Vicepresidencia. | J.M. LÓPEZ

Mónica Oltra y Yolanda Díaz, ayer, antes de su reunión en la sede de la Vicepresidencia. | J.M. LÓPEZ

El punto de partida es un no y todavía es pronto para un sí, pero la ministra de Trabajo y lideresa de Podemos, Yolanda Díaz, no se da por vencida. Su máxima, dijo ayer, es tejer, cooperar y no competir. «Estoy en proceso de escucha», mantuvo al ser preguntada por una posible alianza electoral de los partidos a la izquierda del PSOE. Y con ese espíritu mantuvo ayer un encuentro institucional con la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, con la que vino a admitir que estaría encantada de compartir un proyecto electoral común. El encuentro entre ambas dirigentes fue breve (la agenda de la ministra era apretada), pero suficiente para que exhibieran sintonía en lo personal y en lo político.

Una complicidad que juega a favor de esa confluencia a la que aspira Díaz. Y de ahí que la vicepresidenta del Gobierno redoblara los guiños y los elogios hacia Oltra, pieza clave en Compromís y quien, llegado el momento, podría allanar el camino hacia esa hipotética alianza electoral: «Creo que a nuestro país le encantaría ver a mujeres diferentes que sean capaces de trabajar juntas», indicó en alusión a ella misma y a la vicepresidenta. Oltra se dejó querer, pero evitó claramente posicionarse a favor de esta confluencia: «Primero el qué», indicó acudiendo ya un clásico de ella misma a la hora de encarar las negociaciones dentro del Botànic. «En política se habla mucho y se escucha poco, es algo que el carácter de la vicepresidenta demuestra que se ha de corregir», indicó Oltra.

«Todavía no tenemos una perspectiva clara desde la que valorar el daño emocional que ha producido la pandemia, pero tampoco a nivel económico y social. Todo esto es un reto colosal, un reto que supone un legado», concluyó Oltra, que sí admitió que sería también un reto «abordar desde un proyecto con miradas diferentes».

No fue más lejos. Ahora bien, también a Oltra le agrada ese «talante» de la vicepresidenta con la que, además, se volverá a ver en breve. La ministra anunció otra visita el próximo día 7 de octubre con motivo de la cumbre de Alicante para abordar asuntos del negociado de la Conselleria de Políticas Inclusivas. Una nueva oportunidad para seguir tejiendo alianzas.

Aunque Oltra no cerró la puerta, la alianza entre Compromís y Unidas Podemos es complicada. En su momento, la vicepresidenta era partidaria de repetir la experiencia de una candidatura conjunta al Congreso y abrir el debate para trasladar esta fórmula a las autonómicas. Compromís, sin embargo, siempre ha optado por ir en solitario. Para las últimas generales, la coalición valencianista decidió aliarse con el ex número dos de Podemos Íñigo Errejón, que lidera Más País, aunque Oltra se decantaba por el partido morado. Pese a ello, el debate sigue abierto, máxime cuando la derecha suma fuerzas y Díaz trabaja para superar el enfrentamiento entre Iglesias, ya fuera del partido, y Errejón.

Mientras, Oltra busca acuerdos en su negociado y pidió ayuda a la ministra para facilitar legalmente la reversión de los servicios públicos privatizados.

Díaz se comprometió a trasladar la petición.

Compartir el artículo

stats