La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer de Valencia (AFAV) presentó ayer un disco que incluye doce canciones que versan sobre ese tipo de demencia, que en la actualidad y según sus cifras afecta a 50.000 valencianos y a otras 100.000 personas que están alrededor de los enfermos.

El proyecto se llama «Desorden en el Desván» y nació de un poema que el valenciano David Mazcuñán le dedicó a su madre Virtudes, quien falleció después de años de vivir con alzhéimer. Mazcuñán dijo en declaraciones a este periódico que quiere «dar un mensaje de optimismo y positividad».

«La música transmite emociones a los enfermos de alzhéimer. Mi madre, con cada cosa relacionada con la música, ya empezaba a hablar», dijo. Ella era parte del coro de AFAV.

Ese coro, Les Veus de la Memòria, firma uno de los temas de «Desorden en el Desván», donde intervienen históricos grupos valencianos como Seguridad Social, La Habitación Roja y Los de Marras. También figuran canciones de Andreu Valor y Pau Cháfer, mientras que la canción que da el título al disco la interpreta Charo Giménez. Algunos de los temas han sido compuestos a propósito para el disco.

Nacho Mañó, que musicalizó el poema de Mazcuñán, aseguró que el proyecto «es conmovedor porque todas las canciones tienen una historia detrás».

La gerente de Asociaciones de Familiares de Enfermos de Alzhéimer, Ana Morón, destacó que pretenden «visibilizar» la enfermedad de cara al Día Mundial del Alzhéimer, que se conmemora el 21 de septiembre. Morón indicó que los beneficios irán para «seguir trabajando» con la música y ampliar su oferta con «otras disciplinas artísticas», como pintura, escultura y danza.