Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una comisión política del Botànic tendrá por primera vez el control del presupuesto

La iniciativa de Oltra se aprueba por unanimidad y rebaja el poder de la Conselleria de Hacienda

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, y el director del IVF, Manuel Illueca, en el edificio de la Bolsa. | F.BUSTAMANTE

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, y el director del IVF, Manuel Illueca, en el edificio de la Bolsa. | F.BUSTAMANTE

Una comisión integrada por las tres sensibilidades del Consell del Botànic, PSPV, Compromís y Unides Podem, en la que no habrá presencia de consellers, tendrá el poder de decisión sobre las grandes prioridades del presupuesto de 2022. Es la primera vez que un órgano de perfil político pilota la confección de las líneas maestras de las cuentas autonómicas.

La decisión, que el pleno del Consell adoptó ayer por unanimidad a instancias de la vicepresidenta y lideresa de Compromís, Mónica Oltra, rebaja el poder de la Conselleria de Hacienda, que hasta ahora era la que decidía el ensamblaje de las propuestas económicas que le llegaban de cada una de las conselleries y configuraba el documento definitivo tras la negociación con ellas.

Esa fórmula salta por los aires tras las presiones de los socios, especialmente de Compromís. En la coalición aseguran que esa metodología no era lo suficientemente transparente ya que las conselleries de la coalición, y tampoco el resto, tenían la posibilidad de conocer los presupuestos de cada uno de los departamentos hasta el día de su aprobación.

Unides Podem también era partidario de cambiar ese modo de funcionar. Pero Oltra había presionado más hasta el punto de anular una reunión prevista el miércoles con el conseller de Hacienda tras conocer que esa misma mañana se había convocado otra con el vicepresidente Illueca, de Unides Podem, que apenas lleva una semana en el cargo.

La parte socialista del Consell asume la propuesta de Oltra porque apacigua el conflicto y reconduce la crisis que se había generado cuando la negociación aún no había comenzado. Fuentes socialistas se muestran satisfechas con la creación de este órgano y consideran que lo esencial en este momento es mantener la estabilidad del Botànic y evitar los choques, especialmente con Oltra, algo, por otra parte, habitual en cada negociación presupuestaria.

La comisión que se crea es de perfil político aunque tendrá presencia de técnicos y se configura «ad hoc» para la negociación de los ejes prioritarios del presupuesto del Botànic. Está previsto que se reúna ya la próxima semana en ausencia de todos los consellers, incluido el de Hacienda, Vicent Soler, por lo que será la directora general de Presupuestos, Eva Martínez, la que se siente con los negociadores para señalarles hasta dónde se puede llegar en el capítulo del gasto.

Se rebaja la tensión

Es la primera vez que una comisión de este tipo negocia los presupuestos. El órgano es diferente al de seguimiento del Acord del Botànic. Lo anunció ayer la vicepresidenta y portavoz, Mónica Oltra, que explicó que el acuerdo se ha adoptado por unanimidad en el seno del Consell. Lo decisivo, señaló, es que se alteran las prioridades, de forma que las decisiones políticas irán ahora por delante de los acuerdos de tipo administrativo.

Vulneraría la ley de Hacienda

Oltra dijo que se ha optado por una fórmula colectiva y colegiada de todo el Consell, de forma que cuando se apruebe el presupuesto, todos los departamentos conozcan ya las cuentas en su totalidad. Incluso abrió la puerta a la posibilidad de que los presupuestos no se aprueben en el Consell antes del 30 de octubre, lo que vulneraría la ley de Hacienda que obliga al ejecutivo a presentarlos en el parlamento antes del 1 de noviembre. Ello pondría en peligro que las Corts puedan aprobarlos antes del 31 de diciembre por lo que se prorrogarían los actuales a partir del 1 de enero, algo que el conseller Soler no está dispuesto a que ocurra. En cambio, Oltra dijo que si los presupuestos llegan a las Corts en noviembre en vez de octubre tampoco sería la primera vez en la historia que esto ocurre.

«Es deseable -dijo Oltra- que los presupuestos puedan entrar en las Corts antes del 31 octubre pero conocidos por todos los que han de votarlos para que después no haya sorpresas una vez estén en el Parlamento» aseguró la portavoz para quien el acuerdo también puede llegar durante el debate parlamentario, como ocurrió el año pasado. Los miembros de la comisión aún no han sido designados por los partidos.

Compartir el artículo

stats