Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PPCV promete cuadrar el círculo: 1.530 millones menos en impuestos y menor déficit público

La reforma fiscal de Mazón afecta a todos los impuestos y a todas las rentas, sobre todo a las medias y bajas

Maria José Catalá y Carlos Mazón

Maria José Catalá y Carlos Mazón

El PPCV ha presentado esta mañana su reforma fiscal que supone cuadrar el círculo. La propuesta, presentada en la sede del partido, conllevaría un ahorro para los contribuyentes de 1.530 millones de euros, una merma en la recaudación, que según el PP no supondría una reducción del gasto público porque “habrá más gente trabajando y pagando impuestos”. “El impacto será neutro”, han afirmado. Para el PP permitirá “despertar” la economía hasta un 1,5% más y e incluso reducir el déficit público en 0,2 puntos gracias al “círculo virtuoso” de la economía. Según ha explicado el presidente del PPCV, Carlos Mazón, es la propuesta más revolucionaria de la historia ya que afecta a todos los impuestos. En concreto, IRPF, Patrimonio, Sucesiones y Donaciones y Transmisiones Patrimoniales. “El 80% de los ciudadanos tendrán los impuestos más bajos de toda España”, ha explicado. La bajada de impuestos beneficiaría a todas las rentas, aunque el PP sostiene que sobre todo a las bajas.

Además, han explicado que está basada en cuatro principios: la solidaridad, el aumento de la competitividad, la recuperación del empleo y el crecimiento económico.

Respecto al IRPF, como ya avanzó el PPCV la semana pasada, afectará a toda la ciudadanía y el objetivo es que nadie pague más del 50% de su renta. “A partir de ese umbral son confiscatorios para la persona e injusta”. La reforma se basa en una simplificación de tramos a siete para “armonizar” con el resto de comunidades autónomas. Según los datos facilitados, el contribuyente medio bajo (ingresos de hasta 12.450 euros) se ahorrará el 31%; mientras que las rentas medias tendrán un beneficio de entre 13 y 17%. Las rentas altas (a partir de 50.000 euros de base liquidable) tendrán una reducción del 4%. Los populares proponen aumentar el mínimo personal y familiar para pagar el impuesto hasta el máximo legal del 10%. En la parte alta, también tendrán beneficio ya que desaparecen los tres tramos actuales para quienes tienen ingresos por encima de los 70..000 euros. En total, el ahorro será de 800 millones de euros. Según el PP, es una propuesta basada en la idea de la “empatía fiscal”.

Respecto al impuesto de patrimonio, el PP ha rechazado esta figura por suponer una doble imposición y penalizar el ahorro y ha propuesto una bonificación del cien por cien, como han hecho otras comunidades gobernadas por los populares. Supondrá un ahorro para las grandes fortunas de 150 millones.

En cuanto a sucesiones, los populares proponen nuevas bonificaciones de manera que los familiares directos alcance el 99%. Para el caso de hermanos y sobrinos, que ahora no tienen ninguna ventaja fiscal, plantean una bonificación del 50%. Y para donaciones se plantean las mismas bonificaciones que en sucesiones. Según el PP permitirá tener el mejor tratamiento fiscal de España. El ahorro estimado es de 240 millones.

El cuarto impuesto que el PP quiere retocar si llega a la Generalitat, es el impuesto de transmisiones patrimoniales, el impuesto que grava la compra venta de inmuebles, y que es una de las principales fuente de ingresos en cuanto a tributos cedidos. En la actualidad, se sitúa en el 10% y el PP plantea una aplicación progresiva: 6% para viviendas que no excedan de 250.000 euros; un 8%, para por encima del 600.000 euros y del 9% para un valor superior a los 600.000. Además plantean un tipo supereducido para menores de 35 años, al margen de su renta, del 3%. Este tipo también se aplicarían por la compra de viviendas en municipios en riesgo de despoblación. Respecto a bienes muebles (vehículos) plantean bajar del 6 al 4%. El ahorro total por estas ventajas se estima en 220 millones de euros.

Por último, el PP plantea bajar del 1,5 al 1% el tipo general del impuesto de actos jurídicos documentados, el impuesto que se paga al escriturar la compra de una vivienda. El ahorro ascendería a 120 millones. También beneficiaria a los bancos que es quienes asumen ahora parte de este impusto, aunque, según defendió el PP, es para evitar que lo repercutan en los contribuyentes.

Los populares apuntan que según su estudio basado en un “modelo de progresión lineal” y en el “círculo virtuoso de la economía” esta bajada de impuestos permitiría subir un 1,5% el crecimiento del PIB, que implicaría una mejoría del desempleo en 3,3%. Además, el PP sostiene que el consumo se dispararía en el 2,9% y se reduciría el déficit que pasaría del 1,9 al 1,7%. En suma, según el PP la reforma tendría un impacto neutro en las cuentas públicas porque, pese a la reducción de ingresos, habría retorno de 1.600 millones de euros. “Es un documento base, serio, que será consensuado”.

Los populares han puntualizado que este impacto positivo para la economía no sólo se debería a la reforma fiscal sino a otras medidas económicas, entre las que ha avanzado, reducir el sector público.

“No es un fin en si mismo”, ha indicado Mazón en una comparecencia en la sede del PP acompañado por la número dos del PPCV, Maria José Català y los diputados Juan Antonio Rovira y Rubén Ibáñez.  Mazón ha justificado esta reforma por la presión fiscal, un “tacón fiscal que oprime el cuello de los contribuyentes”. Hemos perdido un 15% en la tasa de competitividad y un nivel de desempleo del medio millón de personas, ha indicado.

Compartir el artículo

stats