Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos de cada tres municipios están ya en la ‘nueva normalidad’

Bajan los ingresados, pero son más en UCI

Punto de vacunación en Jubiocio, en una imagen de archivo. | F. BUSTAMANTE

Del granate al verde. El mapa en el que la Conselleria de Sanidad da cuenta del avance (o retroceso) de la pandemia de coronavirus sobre la Comunitat Valenciana ha cambiado definitivamente su aspecto conforme caen los nuevos casos de covid y, por ende, las incidencias acumuladas, que se representan por colores: del verde de la nueva normalidad al granate del nivel de riesgo extremo pasando por el amarillo y el naranja. Si hace poco menos de dos meses, el color predominante era el granate —que corresponde a tener más de 250 casos por 100.000 habitantes a 14 días—, la nueva imagen del mapa muestra una gran área verde: los municipios que han permanecido o han logrado entrar, por fin, en la deseada ‘nueva normalidad’.

Son dos de cada tres municipios valencianos, 354 del total, en los que la circulación del coronavirus está en incidencias por debajo de los 25 casos por 100.000 habitantes, el umbral en el que, en principio, se podrían retirar la totalidad de las restricciones que aún están en vigor. Habrá que esperar, sin embargo, al próximo lunes para saber cuál será el próximo paso del Consell en este sentido, ya que se había programado una desescalada pausada hasta el 9 d’Octubre porque todavía quedan áreas con alta incidencia.

Son, principalmente, las grandes capitales y sus alrededores donde todavía permanecen esas manchas amarillas o naranjas de intensidad de circulación media o alta del virus. En València capital, por ejemplo, la incidencia está casi pareja a la media de toda la C. Valenciana, con 58 casos por 100.000 habitantes, a punto de entrar en el nivel de riesgo bajo. En Alicante, por contra, es de 79 y en los municipios del sur es donde más áreas de riesgo medio o alto se concentran. Cabe recordar que fue allí, en el sur de Alicante, hacia donde se trasladó la quinta ola después de elevarse en València y su área metropolitana.

De igual forma, las poblaciones costeras como Benidorm, Torrevieja, Oliva, Orpesa o Peñíscola, que sufrieron el toque de queda por sus elevadas incidencias durante el verano, aún marcan niveles de riesgo medio aunque todos, en general, están de bajada. En riesgo extremo, por encima de 250 casos, quedan apenas 15 municipios dispersos, pequeñas poblaciones con pocos habitantes donde varios contagios hacen que la incidencia se dispare.

Las cifras del fin de semana consolidan este descenso generalizado. Del viernes al pasado lunes, se registraron 803 contagios en toda la Comunitat Valenciana, muy alejados de esos 9.303 que se llegaron a notificar el último fin de semana de julio, cuando la quinta ola estaba tocando techo. Los contagios detectados ayer siguieron la tónica con 187 positivos —cifra ligeramente superior a los 176 casos del pasado martes—. Los hospitalizados registran un gran descenso hasta los 209 pero, por contra, suben los enfermos más graves en UCI, 60 actualmente. La lista de fallecidos se eleva a 7.766 valencianos tras registrarse 6 decesos más, 5 de los últimos 7 días y uno más de agosto. El Imserso notificó ayer que en la semana del 6 al 12 de septiembre solo falleció un residente.

Compartir el artículo

stats