Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Si tumbaron internet en Cuba tras las protestas, lo veo bien tumbado»

Fernando González, encarcelado 16 años en EE UU por espionaje y ahora diputado cubano, dice que en su país no hay presos «por opinar diferente»

El presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, Fernando González. | FERNANDO BUSTAMANTE

Ahora es diputado nacional del Partido Comunista y presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, pero antes de eso Fernando González Llort (La Habana, 1963) pasó 16 años en una prisión de Estados Unidos tras ser capturado por las autoridades de ese país y condenado junto a otros cuatro compañeros por lo que tradicionalmente se conoce como espionaje. Era parte de ‘Los cinco’, héroes nacionales en Cuba por infiltrarse en la cúpula del exilio de Miami, de donde extrajeron información. González y sus compañeros, cuya historia fue plasmada en la película La red avispa (2020), son denostados en el país norteamericano y por los disidentes cubanos.

Él dice a Levante-EMV que no fue un espía, ya que esa figura «no está en el código penal de EE UU». «Yo técnicamente fui una persona que en EE UU no me identifiqué ante el Gobierno del país y estaba haciendo esa actividad». Pero asegura que la «volvería a hacer» porque, insiste, defendía a su pueblo. «No tengo ningún arrepentimiento, no hice nada que fuera inmoral o que hiciera daño a otras personas. Creo que lo que estaba haciendo era justo».

A la red a la que pertenecía González se la acusó de estar relacionada con el traslado de información relativa a Hermanos al rescate, una organización opositora con base en Miami. Dos aviones civiles de esa asociación fueron derribados por misiles cubanos al entrar en el espacio aéreo de la isla y murieron cuatro personas. «Eso fue lamentable y no debió haber sucedido, pero la responsabilidad la tienen los que organizaron esos vuelos», analiza.

«Lo que trataría que fuera diferente es hacer las cosas de una manera en la que no fuéramos descubiertos», asevera. Pero reconoce que «uno sabe que es un riesgo» al hacer un trabajo así que EE UU lo terminara por atrapar. Han pasado siete años desde que fue puesto en libertad y regresó a Cuba. Ha sido un tiempo de «adaptación» y de encontrarse con una isla «con una diversidad mayor de actores económicos».

González tiene una misión diferente ahora. Ha viajado a Europa para exponer la delicada situación económica de la isla y reclamar «el fin del bloqueo» de EE UU, que rige desde hace cerca de 60 años. Y tiene reuniones en una semana clave para las relaciones entre la Unión Europea y Cuba, con la nación caribeña en jaque después de que el Parlamento Europeo aprobase por mayoría una resolución para exigir a la UE que aumente las sanciones contra Cuba. Fue una iniciativa impulsada por partidos como Vox y seguida por la derecha europea tradicional. «Un grupúsculo quiere torpedear las relaciones de Cuba y la UE», dice.

Todo comenzó con las históricas protestas que se llevaron a cabo el pasado julio en Cuba contra el Gobierno y que González atribuye a «un núcleo financiado por EE UU» y al que acompañaron personas «con legítimas insatisfacciones que no fueron escuchadas en momentos determinados». Se manifestaron bajo el lema ‘Patria y vida’, una canción del artista Yotuel. Ese lema, cree, tiene un uso «artificial».

Tensión latente en Cuba

El diputado cubano se reafirma en que «no hubo violencia policial» en las marchas del 11 de julio y que las personas que resultaron presas lo están «por organizar una manifestación que utiliza el vandalismo y la violencia». «Yo no conozco a nadie que esté preso en Cuba por opinar diferente», recalca González.

Sea como fuere, los días de las protestas dejaron convulsiones en una Cuba que se vio varios días con internet suspendido. El Gobierno atribuyó esa situación a apagones de luz, mientras que los opositores denuncian que fueron cortes provocados para evitar más manifestaciones. «En un país que está atravesando una situación económica complejísima, originada fundamentalmente por la guerra económica que hace Gobierno de Estados Unidos, que a la vez te está generando una situación por esa vía (la internet)... Mira, yo no sé si la tumbaron o no la tumbaron, pero yo, si la tumbaron, la veo bien tumbada», sostiene González.

Reconocidas las «frustraciones» de algunos cubanos, abre la puerta a un futuro donde el sistema de partido único sea «lo más amplio posible, en el sentido de diversidad de opiniones, dentro de la revolución». «Que las críticas estén hechas para mejorar la revolución, no para destruirla. Cuba es en muchas cosas más democrática que países donde existen más partidos políticos», concluye el exespía.

Compartir el artículo

stats