Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Vega Baja, la Costera y la Vall d’Albaida son las zonas de mayor riesgo sísmico

La Universidad de Alicante, el Cartogràfic y Política Territorial presentan la cartografía de riesgo, los terremotos históricos y las fallas activas

Terremotos

Terremotos

La Universidad de Alicante (UA), l’Institut Cartogràfic Valencià (ICV) y la Generalitat han elaborado un mapa con las zonas de mayor riesgo y peligrosidad sísmica de la Comunitat Valenciana: la Vega Baja del Segura y la frontera entre las provincias de Alicante y Valencia.

En la presentación participó ayer el profesor de la UA y responsable de la red sísmica de la institución, José Delgado, y autor de los dos mapas: uno de la situación actual de la red sísmica y las fallas en la Comunitat Valenciana y otro del riesgo y peligrosidad. También el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España; el vicerrector de Estudios, Calidad y Lenguas, Francisco Torres; y Xavier Navarro, director de l'Institut Cartogràfic Valencià.

Delgado explicó que el mapa de peligrosidad refleja la probabilidad de que ocurra un movimiento del suelo debido a terremotos en un período de tiempo de 475 años, junto con la «historia sísmica» de la Comunitat Valenciana, con las zonas que han sufrido terremotos severos y que han causado graves daños.

Aunque añadió que la sociedad no debe vivir «obsesionada» con que vaya a ocurrir un terremoto y que, pese a la actividad sísmica que se ha registrado este verano en la Comunitat Valencia, sobre todo en la provincia de Alicante, se trata de una situación que está «dentro de la normalidad». «No debemos vivir obsesionados con que va a ocurrir un terremoto, es algo que sucederá cuando tenga que suceder. Lo que tenemos que tener como sociedad es la preocupación de que todo aquello que se haga cumpla con la normativa vigente», indicó Delgado.

Planes de emergencia

De hecho, el objetivo de los mapas es servir para el diseño de planes de emergencia y saber en cada zona la peligrosidad que existe, así como también para el diseño antisísmico. Sobre estos criterios deben ser «más severos en aquellas zonas donde la aceleración esperada es más elevada», y por contra, «un poco más laxos donde la peligrosidad es menor». «Esa es la preocupación que deberíamos tener como ciudadanos», expuso.

Arcadi España, quien alabó el trabajo de investigación y la labor de la UA, defendió que «conocer nuestro territorio es fundamental para poder garantizar la calidad de vida». Y valoró que los mapas «nos permitirán diseñar mejor los instrumentos de planificación territorial, así como identificar los lugares con riesgo sísmico». En la C. Valenciana se tienen registros de terremotos desde 1396, aunque basados en datos históricos. En 1962 entró en funcionamiento la red sísmica mundial registrada mediante instrumental. Se han podido producir entre 7.000 y 8.000 terremotos en ocho siglos.

Compartir el artículo

stats