Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El valencianismo heredero de Lizondo intenta renacer junto al exdiputado Aguar

Se declaran «centristas» y contrarios a la unidad de la lengua

A Unió Valenciana le pasa lo que a las míticas bandas de rock: que nunca acaban de morir del todo. Da igual la de veces que se haya anunciado su disolución o incluso fallecimiento (civil o político, da lo mismo), siempre habrá una gira homenaje, un grupo tributo o la apelación a unos tiempos en los que fuimos más felices porque la música sonaba más alto y Lizondo llevaba naranjas al Congreso.

El antiguo espacio que lideraba en los 80 y 90 Vicente González Lizondo se mueve. Otra vez. En esta ocasión, el primer paso lo han dado tres formaciones: Renovació, aUna Comunitat Valenciana y Contigo Somos Democracia. Ya han acordado (a falta todavía de más de año y medio para elecciones locales) una coalición electoral para optar, de momento, al Ayuntamiento de València. Lo adelantaba Esdiario.

«El objetivo es reconstruir el espacio que dejó Unió y que poco a poco se sumen más partidos», dice Julián Vico, responsable de aUna. «Queremos reunificar y relanzar un partido valencianista y tener uno fuerte, no varios débiles», indica Benjamín Lafarga, de Renovació. «Desde que desapareció UV hay una diáspora de un partido regionalista valenciano», expresa el exdiputado provincial y exalcalde de Benetússer José Enrique Aguar, ahora líder de Contigo Somos Democracia.

Los dos primeros son responsables de ese minifundismo de partidos valencianistas que surgió tras los batacazos electorales de Unió Valenciana (UV) desde su práctica absorción por el PP a partir de 1999, cuando ya quedaron fuera de las Corts. El partido se presentó a las siguientes dos elecciones autonómicas con una caída hacia el precipicio de la irrelevancia del 0,93 % de los votos hasta su disolución en 2014.

Entre medias, escisiones y nuevos partidos que además de disgregarse, enfrentarse y disputarse el espacio tenían en común la reivindicación de las normas del Puig en la cuestión lingüística, su rechazo a la unidad de la lengua, la exaltación de la «identidad y tradiciones valencianas» y el siempre pegadizo y reiterado lema de «defensa de los intereses de la Comunitat Valenciana».

De aquellas experiencias se sucedieron nombres como Som Valencians, Avant, Coalició Valenciana o Units per Valencia y que apenas se han acercado al 1 % de los votos. En torno a ellos aparecieron figuras y movimientos próximos a la extrema derecha y que hoy se vinculan con Vox. «El valencianismo es centrista, moderado, ni de derechas ni de izquierdas», responden en la nueva coalición.

Es más, Aguar —ex de PSOE y Cs y fundador de Contigo— señala que se ha rechazado la entrada de un partido, Derecha Regional Valenciana, «porque no queremos a ningún partido que nos escore o nos marque, solo partidos valencianos». «Ahora el objetivo es sumar a asociaciones —incide que se han unido Desperta y Consciència Valenciana— y más partidos, el momento es ideal porque esa división ha hecho que nos demos cuenta de que solos no vamos a ningún sitio», añade.

Consideran que hay hueco

Desde la nueva confluencia creen que ese valencianismo regionalista «tiene hueco» en la actual situación porque «el PSPV ha traicionado a los valencianos con sus pactos con Compromís, Vox es un partido contra las autonomías y la identidad valenciana, el PP hundió València y Ciudadanos es un partido con intereses en Cataluña».

No obstante, este proceso de «reunificación» ha chocado con su primera piedra ya. «El espacio se está moviendo pero esa no es la vía buena», explican desde otro partido surgido recientemente, Lo Nostre, que se añade a la amalgama de siglas y peleas en este espectro. Se reivindican como «gente joven» y aseguran que «habrá que negociar porque es muy complicado tener resultado si cada uno hace la guerra por su cuenta».

Primero en el Ayuntamiento, ¿luego a por la Generalitat?

La coalición de los tres partidos se ha centrado, primero, en el Ayuntamiento de València. Es el territorio donde más fuerza tuvo Unió Valenciana. No obstante, hay divergencias de planteamientos sobre si también se han de dar pasos hacia una lista autonómica. «Hay que apuntar bien», dicen en Contigo que defiende centrarse en València. Desde Renovació y aUna se habla de ser una fuerza de la Comunitat Valenciana y expandirse más allá de la capital.

Compartir el artículo

stats