Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

debate de política general

El Botànic llega al examen anual de su gestión con múltiples frentes abiertos

El nuevo presupuesto, la tasa turística o la protesta del 20N ponen a prueba su estabilidad

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, prepara el Debate de Política General con su equipo, ayer. | LEVANTE-EMV

El control de la pandemia abre con la llegada del otoño una nueva etapa que para el Consell del Botànic coincide con el aumento de los frentes internos que tiene que atender. El tripartito valenciano se examina desde mañana en las Corts en uno de los debates clave del año, el de Política General.

El Botànic pone a prueba su estabilidad y cohesión ante una oposición animada por la posibilidad de un vuelco electoral cuando se convoquen las autonómicas, frente a un Consell enfrascado en una complicada negociación de los presupuestos, el choque interno por la tasa turística, con sus partidos reforzando perfil propio y una manifestación en el horizonte por la reforma de la financiación el 20 de noviembre.

El presidente Puig ya ha anunciado que la financiación y la reactivación económica serán las claves de su discurso y el síndic socialista, Manolo Mata, abunda en la necesidad de aumentar la protección social y resaltar la hoja de ruta para el nuevo modelo.

Por su parte, en la línea de lo esbozado esta semana, con los dos vicepresidentes, Mónica Oltra y Héctor Illueca, unidos en la reclamación de unos presupuestos más corales o la defensa frente al PSPV de la tasa turística, el síndic valencianista, Fran Ferri, defenderá una mayor cogobernanza y la adopción de medidas «más valientes» en el seno del Botànic para afrontar la emergencia climática y social.

También la transición ecológica, la nueva fiscalidad verde o el rechazo a lo que consideran discriminación continuada del Gobierno a los valencianos serán claves. Otro de los ejes del discurso de Ferri será activar la movilización para la manifestación contra la infrafinanciación, tras meses de insistencia de la coalición, uno de los partidos más activos en la necesidad de esa movilización.

La síndica de Unides Podem, Pilar Lima, hará referencia a la reconstrucción económica que, en su opinión, marcará la segunda mitad de la legislatura. Situará la reducción de las desigualdades en el centro y pondrá el acento en los jóvenes, en su opinión los más perjudicados en los ámbitos laboral de salud mental o vivienda.

Lima defenderá un modelo productivo más respetuoso con el medio ambiente y, sobre financiación, pondrá en valor las recientes palabras de la vicepresidenta Yolanda Díaz en las que hablaba de la urgencia de esa reforma que, según Lima, «demuestran una verdadera voluntad en revertir la injusta situación de infrafinanciación». En clave más política, Lima reclamará más unidad al Botànic y medidas sociales que frenen la involución que supondría un gobierno PP-Vox.

El PP tiene un eje clave: la bajada de impuestos que pregona su nuevo líder, Carlos Mazón. Debuta la nueva síndica, María José Catalá, que reclamará financiación, agua para la agricultura o políticas activas de empleo joven. Insistirá en que hay otra forma de gestionar la sanidad pública, las políticas sociales o la lucha contra la pobreza y defenderá la libertad educativa especialmente en materia lingüística.

Mientras, Ciudadanos cree que durante la pandemia se cometieron muchos errores en previsión y prevención, pondrá el foco en los sectores afectados y propondrá una estrategia sólida de recuperación. Defenderá bajadas del tramo autonómico del IRPF y eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones y una reforma radical de la fiscalidad, además de proponer pactos autonómicos en Educación y Sanidad.

Compartir el artículo

stats