Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las joyas del monte valenciano

El Centro de Investigación y Experimentación Forestal localiza diez bosques maduros con una biodiversidad única casi ya desaparecida

valenciano

valenciano minerva mínguez. valència

En lugares inaccesibles o más escarpados, donde la mano del hombre apenas ha podido dejar su huella, quedan algunas joyas del patrimonio forestal valenciano con una biodiversidad única. Casi ya desaparecida. Adentrarse en ellas es como retroceder en el tiempo. «Es una sensación indescriptible», apuntan desde el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CIEF) de la Generalitat. Bautizados como rodales maduros, los técnicos tienen registrados hasta diez en la Comunitat Valenciana.

valenciano

Si los montes vírgenes son escasos en el planeta y probablemente no existen en el ámbito mediterráneo, aún pueden encontrarse rincones con procesos ecológicos muy parecidos a aquellas formaciones arbóreas primigenias. De la localización de estos rodales maduros son responsables el CIEF junto con técnicos de los parques naturales, agentes medioambientales y personal encargado de la gestión de los montes valencianos. Distintas fundaciones, ayuntamientos y particulares conocedores del terreno también se han sumado a las tareas de búsqueda.

valenciano

En la Devesa de l’Albufera, a escasos kilómetros de la ciudad de València, hace dos años ya se identificaron ejemplares de pinares mediterráneos que cumplían estos requisitos. Circunstancia que se repetía con otras masas vegetales de enorme riqueza biológica en Alto de Barracas, en pleno Rincón de Ademuz, el barranco de Moluengo en Villagordo del Cabriel, el Rodesnal en Vistabella del Maestrat y, también, en la Fredat en la Pobla de Benifassà.

valenciano

En los tres últimos años se han añadido también la Pasterassa, el Menejador de l’Alcoià y sus espectaculares encinares, Les Moles de Sant Domènec en Vallibona, con sabinas centenarias, o el paraje de Ragil i Maigmó, en Tibi. Uno de los últimos en sumarse se halló en el barranco de la Pegunta, el pasado mes de febrero. La madurez de los pinares, que además albergaban una microrreserva de flora, permitieron incorporarlo a la Red Estatal de Rodales de Referencia.

valenciano

La identificación se realiza mediante parámetros físicos, homogéneos en todo el territorio, y adaptados al bosque mediterráneo, muy diferente de los paisajes atlánticos. «Estos enclaves autóctonos y su evolución por el calentamiento global guardan información esencial para la supervivencia de las especies que forman parte de él», explican desde la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica. Son como vacunas ante el cambio climático, según los expertos.

valenciano

Sumideros de carbono

«En un futuro nos servirán para estudiar su papel como sumideros de carbono y su variación con la edad, el calentamiento global, y la proporción de grandes árboles para mantener poblaciones estables de ciertas especies de flora y fauna», explican. En la zona de la Fredat, en la Pobla de Benifassà (Baix Maestrat), por ejemplo, se extrajeron dos barrenas en Pinus nigra salzmannii y Pinussylvestris con edades de 224 y 182 años respectivamente.

valenciano

Los técnicos incidían en su informe en que probablemente existan pies de pino laricio que registren mayor edad. Casi un milagro, pues en España la mayor parte de los hábitats forestales aunque han aumentado son masas jóvenes, con una integridad ecológica muy baja. Los rodales maduros, por tanto, requieren de unos «mimos» especiales. «La clasificación permite aplicar en esos puntos unos criterios de conservación distintos y en las claras forestales se han de quedar al margen», señala Antoni Marzo, director técnico del CIEF. La madera muerta se ha de mantener «in situ» y no retirarla porque forma parte de los ciclos vitales. «Los que mueren y quedan en pie son posadero y cobijo para pájaros como los pícnidos, mientras que los que caen comienzan a ser colonizados por líquenes y musgos, deshaciéndose e incorporando su materia orgánica al suelo», desgranan.

valenciano

Para Marzo este tipo de actuaciones permiten poner en valor el patrimonio ambiental de la Comunitat Valenciana y dar instrucciones a los técnicos, muy precisas, de cómo actuar en estos emblemáticos espacios. Además de la decena de rodales que han entrado en el club de los más selectos, hay otros doce con características de madurez muy altas y a la espera de evaluar. Uno de ellos en el pico Espadà del Parc Natural, otro en el paraje de Los Cuchillos en las Hoces del Río Cabriel y un tercero en Las Blancas, en Puebla de San Miguel.

Objetivo 2030 de la UE

Por su escasez, por su complejidad y por los ecosistemas que encierran son objeto de gran interés, tanto en el ámbito científico como en las nuevas políticas de conservación. «La Estrategia de la Unión Europea sobre Biodiversidad 2030 considera fundamental definir, cartografiar, seguir y proteger rigurosamente todos los bosques que hay en territorio europeo, porque además de su riqueza biológica eliminan carbono de la atmósfera y, al mismo tiempo, lo almacenan en grandes reservas», recuerdan desde el departamento que dirige la consellera Mireia Mollà.

Compartir el artículo

stats