Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un bosque metropolitano conectará el Parc Natural del Túria con l’Albufera

Se recuperarán ecosistemas y azudes

El proyecto incluye la regeneración de acequias, vegetación de ribera y azudes. | GVA

Un corredor verde de 14 kilómetros unirá en un futuro el Parc Natural del Túria y el de l’Albufera, en un proyecto del Consell que ayer avanzó el president Ximo Puig. La conexión se realizará por el parque de cabecera con dos intervenciones principales. Una, al noroeste, con la creación de un bosque metropolitano desde Quart de Poblet hasta los jardines del viejo lecho del río. El enclave tendrá una extensión de cincuenta hectáreas - unos 75 campos de Mestalla- renaturalizo con ecosistemas y vegetación de ribera. Un auténtico «pulmón verde », según Puig. «Será un referente europeo de adaptación al cambio climático», destacaba.

En el otro extremo, al sureste, se acometerán obras de restauración en el parque de desembocadura,también desde el antiguo transcurso del Túria hasta los Poblats Marítims para finalizar en el humedal. El primer proyecto implica una inversión de casi quince millones de euros para actuaciones de conectividad y renaturalización integral del cauce, con cuatro municipios beneficiarios de la medida: Quart de Poblet, Paterna, Mislata y València. La propuesta, que se presenta a los fondos Next Generation de la UE, pretende convertirse en un ejemplo «de armonización de la salvaguarda de la naturaleza en un entorno urbano y periurbano».

El bosque metropolitano comprende una amplia restauración ecológica que arrancaría en el vertedero donde quedaron depositadas toneladas de cemento, hierros y escombros. Aunque se antojan montañas naturales se trata de colinas artificiales de residuos. Algunas alcanzan hasta los cinco metros de altura. La regeneración de los azudes de Favara y Rascanya, sepultados bajo las tierras que se extrajeron en las obras del canal, forma parte de la reivindicación del Ayuntamiento de Quart de Poblet ahora satisfecha. Igual camino se seguirá con la red de acequias, en un intento por recuperar el patrimonio cultural e hidráulico de la huerta.

El apartado de la movilidad sostenible se completará con un nuevo eje peatonal y ciclista de 2,7 kilómetros. El objetivo es mejorar la comunicación entre los municipios y los barrios por los que discurre este sendero verde. Pero no solo, pues la restauración ecológica de puntos muy degradados es sinónimo de escudo frente al aumento del calentamiento global y una mejora de la calidad del aire en una zona muy expuesta a la contaminación atmosférica. Según datos del Ayuntamiento de València el efecto de las zonas verdes repartidas por la ciudad suponen una diferencia de hasta seis grados menos respecto a las de urbanismo duro de hormigón.

Corredor ciclista y peatonal

En el parque de desembocadura, mientras, un corredor ciclista y peatonal enlazará desde el actual carril hasta las zonas de la Punta y Pinedo. En este punto, se incluyen actuaciones del Plan Especial de la zona sur del Puerto de València, en tramitación avanzada, y el plan Especial de la ZAL del puerto, aprobado por la conselleria de Política Territorial en 2018. Estos trabajos, que costarán 13,5 millones, podrían darse bien juntos o por separado, en función del grado de madurez de la redacción y tramitación de los proyectos. La dotación de espacios verdes, terciarios y deportivos en el barrio de Natzaret se completará con entornos para el uso público y de divulgación ambiental.

Compartir el artículo

stats