Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un coordinador para acercar la bici a los colegios

Acció Ecologista Agró propone crear una figura de movilidad sostenible para reducir el uso del coche y fomentar huertos escolares ecológicos

Un coordinador para acercar la bici a los colegios

Un coordinador para acercar la bici a los colegios

València en bici-Acció Ecologista Agró ha propuesto a las conselleries de Educación y Transición Ecológica la creación de un coordinador de movilidad sostenible o de sostenibilidad en los centros educativos. La nueva figura se crearía a imagen y semejanza de los coordinadores que ya existen de convivencia e igualdad o TIC (tecnologías de la información y comunicación).

La medida se incluye en el «Pla d’impuls a la sostenibilitat als centres educatius», que incluye también a las universidades, que se presentará mañana a la comunidad educativa y que plantea «once ejes de actuación», según explican a Levante-EMV los promotores de la iniciativa, la bióloga y educadora ambiental, Pepa Prósper, y el profesor de secundaria Josep Vicent Codonyer.

Entre las tareas del nuevo coordinador de sostenibilidad en cada centro se incluiría «la promoción de accesos seguros a los centros educativos respetuosos con las personas y el entorno, además de promover una movilidad activa: caminando o haciendo uso de la bici a través de proyectos interdisciplinares». Prósper y Codonyer defienden que su propuesta incluye introducir la bicicleta «como elemento fundamental de movilidad sostenible e inclusiva que transforme los espacios públicos en entornos para las personas y no tanto para el vehículo privado a motor». El «Pla d’impuls a la sostenibilitat als centres educatius» de València en bici-Acció Ecologista Agró también plantea fomentar los huertos escolares ecológicos (que ya existen en muchos colegios) para conscienciar sobre el consumo responsable, de proximidad y alimentación saludable». «De esta manera -añaden Prósper y Codonyer- la comunidad educativa podrá participar de proyectos interdisciplinares en los que cultivar, recolectar y cocinar sus propios alimentos y se adaptarían los currículums educativos a la necesaria transición capa una sociedad ecológica y justa».

Por último, la contribución de la comunidad educativa a la lucha contra la crisis educativa debería pasar, según se plantea en el «Pla d’impuls a la sostenibilitat als centres educatius» por «la gestión sostenible y ética de los centros educativos fomentando el ahorro energético de agua y recursos, además de la reducción y separación de residuos; además de la naturalización de los patios, recreando espacios verdes, coeducativos, inclusivos y sostenibles».

Aspectos en los que los autores de la propuesta creen que también se debe incidir al construir nuevos centros educativos «con criterios bioclimáticos, de arquitectura pasiva y bioconstrucción para reducir su impacto en el territorio y el cambio climático». Tareas en las que el «Pla d’impuls a la sostenibilitat als centres educatius» también se debe implicar el profesorado mediante acciones formativas además de que los centros participen en la custodia y protección del territorio.

Compartir el artículo

stats