Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Es frustrante intentar ayudar a una clase política que no se deja"

Su presidente, Aldo Olcese, lamenta la «polarización y división»

El presidente de Sociedad Civil Ahora, Aldo Olcese. | LEVANTE-EMV

Sociedad civil es de esos términos tan manidos, tan amplios y tan ideales que apelan a un todo deseable y a una nada concreta. «Sociedad civil somos todos», intenta resumir Aldo Olcese, presidente de una fundación que toma precisamente ese nombre, Sociedad Civil Ahora, y que celebra su segundo congreso nacional en València este miércoles en el Ateneo con presencia de perfiles tan variados como el presidente de RTVE, los exjefes del Consell Joan Lerma y Francisco Camps, varios ex ministros o representantes empresariales.

Y desembarca en València porque, asegura que «es bueno no hacerlo todo siempre en Madrid» y porque «València siempre ha tenido una sociedad civil muy pujante y es un crisol dentro del eje mediterráneo». Asimismo, va más allá incidiendo que es «una región que tiene mucho que decir en este momento siendo una privilegiada en la lucha por la sostenibilidad y la economía azul» y destacando a València como un punto intermedio, de puentes tendidos y de entendimiento respecto a los dos grandes polos de España, Madrid y Barcelona.

El congreso se celebrará en un momento en el que los debates están enconados y donde, como ejemplo, ha sido imposible desarrollar una mesa de grandes pactos de Estado que contase con la presencia de los principales partidos. «La polarización y la división se han vuelto una realidad, y es una lástima, la pandemia parecía un buen momento para unirnos e ir sin fisuras, pero ha sido todo lo contrario», admite Olcese.

«Hay que ser optimistas»

No obstante, el presidente de la organización no cree que esa tensión esté en toda la sociedad sino que está especialmente marcada en la clase política, «excepto en casos aislados como Cataluña donde la confrontación ha sido muy virulenta y ha permeado hacia la gente». De hecho, admite que en este momento, la fortaleza está en que en España «la sociedad civil no está tan polarizada como lo está la clase política».

«Hay veces que da la sensación de que esa polarización va a ser permanente, pero hay que ser optimistas, no creo que haya venido para quedarse, en algún momento vendrá algún punto de inflexión», reflexiona mientras pone el caso de Italia —de donde acudirán varios interlocutores—, «el país más polarizado y atomizado de la UE» que ha conseguido formar un gobierno de unidad nacional con todas las fuerzas incluidas excepto una. Si bien, su punto de inflexión fue durante la pandemia mientras que la experiencia española ha sido la contraria: la covid ha traído más leña al fuego.

Dentro de esta posibilidad de generar un cambio, de cambiar la dinámica de bloques que se repelen y se alejan, Olcese señala a la sociedad civil: «Tenemos que hacer grandes esfuerzos y mostrar mucha pedagogía». «La sociedad civil se mostró durante la pandemia muy concienciada y muy implicada y creo que esa es la estela a seguir», asegura si bien matiza que esa sociedad civil «es algo muy amplio, somos todos y es muy disperso, pero creo en el esfuerzo de todas las entidades y en compartir principios y colaborar por el bien común».

Sin embargo, en ese proceso de tender una mano y ejercer de mediadores para acercar las posturas, el también doctor en Economía Financiera lamenta que «es complicado y frustrante ayudar a una clase política que no se deja ni quiere ser ayudada». Porque si algo deja claro es que la sociedad civil «no puede ni debe suplantar a los políticos porque cada uno hace su papel».

Así, destaca esa importancia de participar y de rebajar el suflé de la polarización política porque con él y la falta de acuerdos «la democracia pierde calidad». «Somos varios los que pensamos que en los últimos años se ha resentido la calidad democrática y toca relanzarla», añade.

Y ese verbo que muestra tanta acción no es causal y lo liga con el título del congreso: «Relanzar España», que llega después del primero, «Repensar España». «El título viene por un lado por una parte económica, de salir de la crisis, y por otra parte ética y moral, de escenificar una salida y que esa salida nos ayude a ir mejor», sentencia Olcese.

Compartir el artículo

stats