Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ola verde y el refuerzo del sector público centran los anuncios de Puig

El dinero de los fondos europeos, clave en el aumento de inversión

Intervención de Ximo Puig.

Si entre la larga serie de anuncios que emitió el president de la Generalitat se coló alguna mención a Margaret Thatcher no fue porque las medidas de la que fuera premier sirvieran de ejemplo sino, más bien, todo lo contrario. Las medidas que desgranó ayer Ximo Puig tienen mucho de socialdemocracia clásica, con refuerzo del Estado del Bienestar y del sector público como motor económico, con el añadido de la nueva ola verde que comienza a granjear cada vez más preocupaciones y adeptos.

En total, la ristra de actuaciones señaladas ayer cuentan con un presupuesto de más de 4.000 millones de euros hasta 2027 y que serán posibles, en parte, gracias a la llegada del dinero de los fondos europeos, una cantidad que será en los próximos tres años más que en los últimos 15. Ampliación de infraestructuras, refuerzo de los servicios públicos o modernización de la actividad productiva son algunas de las líneas que más empuje recibirán.

Así, de esos 4.000 millones, más de un 40 % (unos 1.700 millones), van a ir destinados a políticas enfocadas en la juventud, uno de los colectivos que más está sufriendo las consecuencias no solo de esta crisis post-covid, sino que continúan arrastrando algunos efectos de la de 2008. Lo hacen bajo el paraguas del Plan Ariadna, anunciado el año pasado y sin llegar a presentarse, y con propuestas concretas como un plan de contratación (1.000 millones), un plan de salud mental (141 millones) o ayudas para fomentar el alquiler (57 millones) o la inclusión en el mundo rural (67 millones).

Previamente, Puig había propuesto un ‘green deal’ valenciano («pacto verde», en alusión al «new deal» de Roosevelt tras el crack del 29) porque, aseguró, «ante la emergencia climática o nos salvamos todos o no habrá salvación». «Un green deal justo compensa, compensa a empresas y a ciudadanos», añadió. Dentro de este, se encaja el Plan de protección de l’Albufera, que cuenta con el visto bueno del Gobierno de España, y para el que hay destinados 600 millones de euros.

También se encuentra la creación de un bosque metropolitano que una este parque natural con el del río Turia de 14 kilómetros. Asimismo, se le añade el impulso al proyecto estratégico de baterías (con la puesta en marcha del centro de investigación Element) y el empuje en movilidad sostenible con inversiones en el TRAM de Alicante, tres nuevas líneas del tranvía en València y la reclamación de la transferencia de la gestión de las Cercanías.

Por parte del sector público, el jefe del Consell valoró el papel de los servicios del sistema de bienestar para la protección de la población en los peores momentos por lo que anunció un refuerzo de la sanidad, la educación y los servicios sociales. En este sentido, se comprometió a la creación del nuevo ‘Servei Valencià de Salut’ (que ya se anunció el año pasado), un plan urgente para la atención de la salud mental, un plan para construir 2.474 viviendas, la universalización de la educación de 2 a 3 años antes de que termine la legislatura así como un Programa Alba de atención a las víctimas de la prostitución.

Por último, en el impulso económico, hubo anuncios en materia de digitalización (como la ampliación del Distrito Digital o la creación de un centro de datos), la creación de dos clusters aeroespaciales, el apoyo a un hub de investigación sobre hidrógeno verde o la puesta en marcha de dos pruebas de vehículos autónomos en Elx y Alicante.

Compartir el artículo

stats