Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La C. Valenciana lidera los divorcios

Las separaciones en 2020 bajaron un 14 % respecto al año 2019 debido al cierre de juzgados durante el estado de alarma

El 81,3% de los divorcios fueron de mutuo acuerdo y en el caso de las separaciones, el 89%. ShutterStock

La C. Valenciana es la autonomía que lidera la tasa de divorcios de toda España, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), sobre número de separaciones por cada mil habitantes. La Comunitat se coloca a la cabeza, solo por detrás de la ciudad autónoma de Ceuta, con 1,9 divorcios por cada mil personas, y dos décimas por encima de la media nacional, que marca 1,7. A la cola está Aragón, con 1,3 separaciones.

En todo el territorio valenciano se registraron 9.762 divorcios, frente a los 11.270 del año 2019. Es un descenso del 14 %, un punto menos que la media nacional, teniendo en cuenta que los juzgados civiles cerraron la persiana durante gran parte del año de la pandemia y el estado de alarma.

Por provincias, Valencia está a la cabeza de las rupturas matrimoniales con 5.292 separaciones (6.210 en 2019), le sigue Alicante con 3.346 (frente a 3.707) y Castelló, que registra 1.124 (1.353 el año anterior). Si ampliamos el foco a toda España, Valencia está en tercer lugar, solo por detrás de Madrid y Barcelona (con más de 10.000 separaciones cada uno), y Alicante anda cerca, en quinto lugar, solo por detrás de Sevilla (3.516).

Desde el año 2014, el número de divorcios en la Comunitat y sus tres provincias se ha mantenido estable, con ligeras subidas y bajadas, hasta el año pasado, con un claro descenso. Por este motivo, los datos publicados ayer por el INE deben enmarcarse como excepcionales, porque son los del parón de la pandemia.

José Gabriel Ortolá es abogado y forma parte de Aeafa (Asociación Española de Abogados de Familia). Explica que los datos del año 2020 sobre divorcios vienen condicionados por varios factores. «Obviamente se han reducido por el estado de alarma, porque los juzgados civiles estuvieron cerrados, pero el dato que tenemos puede resultar engañoso», señala. Según Ortolá, durante el año 2021 va a haber una absorción de casos, las demandas que no se presentaron en pandemia van a llegar a los juzgados este año.

Y aún así, hay más factores que entran en juego. Uno es el económico. Las personas no tienen dinero para divorciarse. «Hay que pensar en los ERTE, y todo el desastre que dejó la pandemia a nivel económico. Sociológicamente, es verdad que el confinamiento aumentó mucho los divorcios, pero hay algo que podría contrarrestarlos, y es la precariedad económica. Muchas personas están aguantando porque no se pueden permitir dar el paso», sentencia Ortolá.

Compartir el artículo

stats