Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Catalá debuta con un discurso duro y pide adelantar elecciones

La popular asegura que Puig está «agotado» y le insta a apretar el botón electoral

Catalá recibe el aplauso de su grupo al terminar su intervención. | M.A. MONTESINOS

El Botànic acaba de sobrepasar el ecuador de la legislatura, pero el PPCV ya pide paso. Envalentonados por sus sondeos y, en el caso de la Comunitat Valenciana, con los aires de renovación que trae Carlos Mazón, los populares machacan la idea de que el Consell está tan dividido como agotado y que tocan ya elecciones.

En esta tesis se movió ayer Maria José Catalá durante su debut como síndica del PP en las Corts, una intervención dura, cargada de munición contra el Consell y cuya principal diana fue la vicepresidenta del Gobierno, Mónica Oltra. En ella y en el «silencio cómplice» del Consell por la sentencia contra su exmarido por abusar sexualmente de una menor tutelada por la Conselleria de Igualdad centró Catalá su ataque. «Solo usted es responsable de que Oltra esté en el sillón. Este Consell perdió la dignidad con su silencio porque desprotegieron a una menor para salvar la carrera política de una vicepresidenda», soltó al president Puig . La síndica popular subió a la tribuna con la sentencia condenatoria contra el educador en la mano y la blandió en varias ocasiones delante de Oltra que seguía en silencio el debate junto al jefe del Consell.

«Si quiere recuperar la dignidad, suba y destituya a Oltra», insitió. Pese al empeño de Catalá en este asunto (se comió buena parte del discurso y apenas pudo deslizar alguna propuesta de ese gobierno alternativo), Puig lo ignoró y afeó a la síndica un «viejo discurso» basado en «viejas catástofes». «Es el viejo PP», resumió.

La intervención de la número dos del PPCV, a la sazón portavoz en el Ayuntamiento de València, visualiza el tono y el fondo de esta nueva etapa del PPCV de Mazón, quien, al carecer de escaño en las Corts, siguió el debate desde la sede del partido. Catalá situó la sentencia contra Oltra como uno de los cinco frentes que tiene abiertos el PP.

Se refirió en primer lugar a la fractura dentro del Botànic y ,en segundo, a «la extrema debilidad de la agenda valenciana y al ninguneo de Pedro Sánchez a la Comunitat». Ambas cuestiones le dieron pie para pedir a Puig que convoque elecciones. «Si sus ministros no le escuchan y sus consellers no se hablan, usted es un presidente débil: apriete el botón, es hora de adelantar elecciones», defendió. La síndica aludió también a la situación social y sanitaria tras la pandemia y acusó al Consell de «ocultar» las cifras de personas fallecidas. Para Catalá, el quinto frente es la gestión económica «precaria, desnortada y nada ambiciosa».

Catalá defendió la gestión de Isabel Díaz Ayuso al contraponerla a la del Consell, al que acusó de «madrileñofobia». Frente a las cifras optimistas de Puig, Catalá ofreció otras para subrayar «el fracaso de las recetas económicas y sociales» del Botànic. La síndica recordó a sus antecesoras en la tribuna , Isabel Bonig y Eva Ortiz, y defendió que su objetivo era «hacer política de alturas y no de barro». «El PPno dará ni una batalla por pelear ni dejará un golpe por responder. La política liberal es más necesaria que nunca frente a una tierra sometida al nacionalismo y el totalitarismo», sentenció.

Compartir el artículo

stats