Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación eliminará las recuperaciones en la ESO pese a una posible moratoria

Conselleria está a favor «desde el primer momento»

Varias alumnas, a la salida de un instituto valenciano. | GERMÁN CABALLERO

La Conselleria de Educación «está a favor desde el primer momento» de suspender los exámenes de recuperación de la ESO en este mismo curso 2021-2022. Es la respuesta del departamento dirigido por Vicent Marzà al anuncio de la ministra de Educación, Pilar Alegría, que dio este curso de margen a las comunidades autónomas, que podrán decidir si mantener o no los exámenes de recuperación, tal como establece la nueva ley educativa (Lomloe), que entrará en vigor de forma oficial el curso que viene.

Murcia, Galicia, Andalucía, Madrid y Canarias se van a acoger a la moratoria y mantendrán los exámenes de recuperación, mientras que Cataluña y la Comunitat Valenciana anunciaron que van a aplicar la medida este mismo curso. Así, ya no habrá exámenes de recuperación en la ESO en estos territorios.

En su lugar, conselleria apuesta por «adoptar medidas más efectivas para acompañar al alumnado y dedicar una atención personalizada a cada caso en una evaluación continua, alumno a alumno». Desde Educación no hicieron ningún otro anuncio, solo que cuando se conozca el borrador de la moratoria se reunirán con los agentes educativos y autonómicos, aunque desde el Ejecutivo valenciano se apuesta por eliminar los exámenes de recuperación ya, este mismo curso.

La decisión de Educación de mantenerse en la senda prevista (ya tomó posición sobre el tema la semana pasada) ha caído en un clima favorable. Sindicatos educativos y asociaciones de padres la avalan, pero piden más recursos. La educación concertada rechaza el plan, y de paso la reforma educativa que eliminará las recuperaciones en toda España el curso que viene.

Evaluación continua

Ruben Pacheco, presidente de la Confederación de Madres y Padres de Alumnos Gonzalo Anaya, cree que la medida beneficia al alumnado. «Es mejor que se le evalúe de manera continua, y no tan limitada al momento puntual del examen», expresa. Y añade que «está demostrado pedagógicamente que los exámenes evalúan un momento concreto del alumno, no la evolución académica». Liga la aplicación de este plan a la implantación de recursos educativos (tanto en materiales, como en profesorado y aulas de refuerzo) para que la eliminación sea viable.

Marc Candela, portavoz del Stepv, sindicato mayoritario entre el profesorado, camina en la misma línea. Eliminación de recuperaciones, sí, pero si viene acompañada de más recursos y una reducción de la ratio en las aulas. Ni Candela ni Pacheco creen que vaya a haber perjuicio para los alumnos y alumnas por no tener recuperaciones mientras otras comunidades sí que las mantienen.

Desde la Gonzalo Anaya remarcaron, sin embargo, que entienden las posiciones de las autonomías que se niegan. «La C. Valenciana puede aplicarla ya, pero entiendo que otras comunidades no puedan. Hay que recordar que somos la única comunidad que ha ampliado plantilla de profesores respecto al curso pasado, todas las demás lo han reducido, en otras comunidades nos negaríamos porque no tenemos los recursos preparados». Pese a todo, reclama más plantilla, para volver a los niveles de ratio del año 2010.

Desde la Federación de Centros de Enseñanza de València (Feceval), la posición es muy distinta. En la concertada apoyan que «hay un exceso de repetición que es necesario revisar porque no es útil para muchos alumnos, pero quitar los exámenes es pasarse de una acera a la otra», opina su presidente, Alberto Villanueva.

Para Villanueva, la reforma significa «eliminar el esfuerzo y la competitividad en el aula ¿Qué alumno va a esforzarse cuando vea que el de al lado ha pasado de curso sin esfuerzo?», sentencia. Pese a esto, considera muy positiva la medida de Educación de cambiar los exámenes de septiembre al mes de junio, y apuesta por seguir en esta línea. «Los buenos datos le avalan», dice.

El Gobierno quiere cinco modalidades de Bachillerato

El Ministerio de Educación ha planteado a las comunidades ampliar de tres a cinco las modalidades del bachillerato y ha propuesto la creación de una veintena de asignaturas para Bachillerato y ESO. Según informaron a Efe fuentes de Educación, en lo que respecta a las modalidades del Bachillerato se mantienen los de Ciencia y Tecnología y Humanidades y Ciencias Sociales mientras que el de Artes se desdobla en dos: Música y Artes Escénicas y Artes Plásticas, Imagen y Diseño, y se crea uno más denominado General, que va dirigido a alumnos que cursen una carrera que no precise venir del bachillerato con un conocimiento de determinadas materias, por ejemplo, a carreras sociosanitarias o vinculadas a ciencias sociales.

Compartir el artículo

stats