Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Directores y estudiantes aprueban la inclusión de dos tipos más de Bachillerato

Conselleria ve con buenos ojos la propuesta

Salida de alumnos del instituto Luís Vives. | M.A.MONTESINOS

Aprobado general, aunque necesita mejorar en algunos aspectos. Es la nota que han puesto directores de instituto y alumnos valencianos a la reestructuración educativa de la nueva ley (Lomloe), que, entre muchas otras medidas, propone pasar de tres a cinco modalidades de Bachillerato.

La Conselleria de Educación asegura que, pese a no tener aún el borrador del ministerio, comparten la propuesta de diversificar el bachillerato con nuevas ramas. Desde el departamento señalan que «consideran que es la mejor forma de favorecer que el alumnado continúe formándose» en la universidad o en una FP.

El documento remitido ayer por el Gobierno a las autonomías planea una reorganización de materias, sobre todo en Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato. Plantea nuevas asignaturas, diversifica Matemáticas, modifica la oferta de Filosofía y añade al Bachillerato dos modalidades, pasando de tres a cinco. Una de ellas es el «Bachillerato General», un punto medio entre ciencias y humanidades para los alumnos que, o no necesitan un conocimiento muy específico para seguir formándose (orientado a carreras como psicología o periodismo, por ejemplo), o bien para alumnos que no tienen claro qué camino tomar.

La otra novedad es que la rama artística se parte en dos; una más orientada a la música y las artes escénicas y la otra a las artes plásticas, la imagen y el diseño. La nueva ley entrará en vigor el curso que viene en los cursos impares, y el siguiente año en los pares.

La mejor nota que puso la comunidad educativa fue para el «Bachillerato General». Conselleria de Educación, la Asociación de Directores de IES (ADIES), y la Federación Valenciana de Estudiantes (Faavem) coincidieron en que se trata de una medida muy positiva para el alumnado. «Es una noticia muy buena, que esperábamos desde hace tiempo», señaló Enrique Martínez, portavoz de Faavem.

Desde el departamento dirigido por el conseller Vicent Marzà también aplaudieron la nueva modalidad. «Hay que tener presente que hay muchas titulaciones universitarias y de FP Superior que no requieren una formación tan específica como la del Bachillerato científico-tecnológico o humanístico-social. Además, buena parte del alumnado de 16 años no tiene claro lo que quiere estudiar. Abrir una tercera vía mejora las opciones para que estos alumnos continúen sus estudios superiores», apuntan desde Conselleria. Toni González, presidente de ADIES, también incide en este punto; «nos gusta la idea del bachillerato genérico. Hay muchos alumnos que a esas edades no tienen claro cuál va a ser su desarrollo profesional. Si más científico, más social, más humanístico o más artístico. Y esto creemos que es una buena opción para dar salida a muchas de esas dudas », señala.

Otro aspecto que gusta en la comunidad educativa es la opcionalidad, que la nueva ley amplíe el abanico en los institutos. Redoblar el Bachillerato artístico, que hasta ahora contaba con poca demanda, no se ve como un problema ni desde Conselleria ni en los IES. En el ejecutivo valenciano defienden que no será un cambio significativo para los institutos que ya ofertaban esa nueva modalidad. Pero tocará reforzar esa doble vía. Desde ADIES, por su parte, reclaman que el Bachillerato artístico llegue a muchos más centros. Los estudiantes dicen sentirse decepcionados por la poca diferencia de contenidos que existe en la práctica en las dos ramas.

Lo que no gusta

No todo en la propuesta (todavía en sus inicios) se ve con buenos ojos. La Federación Valenciana de Estudiantes recela de los cambios en cuarto de la ESO. «De momento hay dudas. No sabemos hasta qué punto no diferenciar entre ciencias y letras en cuarto de la ESO es del todo correcto», defiende Enrique Martínez. Para Faavem, la modificación del último curso de ESO para hacerlo más homogéneo encaja con el modelo de Bachillerato General, pero deja de lado las especializaciones para los alumnos que sí que tengan claro cursar el humanístico o el científico.

Otra novedad es la implantación de una nueva asignatura opcional en cuarto de la ESO llamada «Formación y Orientación Personal y Profesional». La materia está basada en disciplinas como la psicología y la sociología, y se enfocará en ayudar a desarrollar habilidades tanto personales como una proyección profesional. Para Martínez, se trata de algo muy necesario que también esperaban, pero, según cuenta «no solo es importante la teoría, nos falta la práctica».

Compartir el artículo

stats